Un vehículo resultó calcinado ayer en la autopista AG-57 en Baiona sin que su conductor resultase herido, ya que abandonó el coche cuando detectó que empezaba a salir humo. El siniestro ocurrió a las 12.15 horas cuando entraba al vial de alta capacidad a la altura de Sabarís y, de hecho, hubo que cortar ese acceso en ambos sentidos (entrada y salida) durante casi media hora mientras de procedía a sofocar las llamas. Al lugar acudieron Guardia Civil de Tráfico, Policía Local de Baiona y los Bomberos Ges Val Miñor.