Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cinco años del tenso izado de la primera góndola de Tribuna de Balaídos

Espectacular retirada de la cubierta de Tribuna

Ocho horas duró aquella delicada operación. El 31 de mayo de 2016, Balaídos se enfrentaba a un momento crucial en su ambicioso plan de remodelación: el cambio de piel del estadio olívico suponía desprenderse de la vieja estructura de hormigón para sustituirla por una gran ola de planchas de aluminio de color celeste. El primer paso para la reforma de Tribuna era levantar las 22 góndolas que cerraban la grada. Una operación tan compleja como espectacular, y también de lo más arriesgada.

A pesar de los enormes volúmenes que se manejaban, con bañeras de hasta 85 toneladas cada una, la intervención necesitó de precisión quirúrgica para que estas gigantescas estructuras no colapsasen en plena maniobra.

85 toneladas

Cada una de las antiguas moles de hormigón que constituían la cubierta de Tribuna, llamadas góndolas o bañeras, pesaba 85 toneladas. Y eran 22. Para manejarlas fue necesaria una supergrúa Demag AC-650, la mayor de Galicia. Solo ella podía izar la mastodóntica pieza para bajarla los 19 metros que la separaban del suelo.

Sin embargo, la maniobra, prevista para finales de mayo, se tuvo que retrasar debido al riesgo de colapso. En el primer intento para desarmar la estructura, una de las góndolas se resquebrajó, por lo que hubo que paralizar el desmontaje para garantizar la seguridad.

  • La mayor grúa de Galicia inicia la retirada de la vieja cubierta de Tribuna en Balaídos

    Las góndolas de Tribuna pesan 85 toneladas y están situadas a 19 metros de altura

Precisión

Para evitar que las bañeras se agrietasen, los técnicos tuvieron que diseñar dos soportes de acero que sostuviesen y diesen estabilidad al izado y descenso a tierra. Se toparon, además, con otro problema: no todas las góndolas tenían las mimas dimensiones, por lo que hubo que idear y fabricar unas sujeciones regulables.

La creación de estos anclajes, con forma de “V”, retrasaron el “destape” de Tribuna una semana.

  • La primera góndola de Tribuna se retira con éxito tras una semana de retraso

    Los trabajos se prolongaron ocho horas hasta extraer la bañera

Máxima tensión en el izado

El momento en que la gigantesca y pesada bañera se separase del tejido de la cubierta era tan ansiado como temido. El primer intento había resultado fallido, por lo que la expectación y la tensión se acumulaban aquel 31 de mayo de 2016. Los trabajos se iniciaron sobre las 10 horas y se prolongaron hasta las 17 horas.

Tras cortar los ensamblajes de la estructura de la cubierta y el pilar que sostenía la bañera de 85 toneladas, todo estaba listo para el izado, el momento culmen en que se desprendería la primera bañera de Balaídos.  

Se vivieron momentos de máxima tensión tanto entre el equipo técnico que supervisaba la operación como entre los numerosos vecinos que seguían las obras desde sus balcones, desde la calle o desde la terrazas de las cafeterías del entorno. El arquitecto el nuevo Balaídos, Pedro de la Puente, supervisaba las obras, junto con Abel Caballero y David Regades. 

Poco antes de las 17 horas, la mayor grúa de Galicia iniciaba, con sumo cuidado, la elevación de la góndola. Los soportes con forma de "V" habían logrado sostener la pieza con éxito y evitar el colapso. Pero cuando se desprendía y llegaba el susto: el balanceo de la mole de hormigón que arrancó gritos entre los espectadores. Afortunadamente no pasó de ahí, y la oscilación remitió para dar paso a un descenso firme y seguro.

  • Así será la nueva grada de Marcador

    La metamorfosis de Balaídos se completará con sus dos fondos: Marcador y Gol

Compartir el artículo

stats