Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El auge de las criptomonedas dispara las estafas: “No hay que creer en los milagros”

La Comandancia de Pontevedra cuenta con un grupo especializado en delitos telemáticos.

La Comandancia de Pontevedra cuenta con un grupo especializado en delitos telemáticos. G. Santos

La Guardia Civil detecta un aumento de timos con el bitcoin y con otras divisas como el ethereum

“No hay que creer en los milagros”. Tomás García Fernández, capitán de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, lanza esta contundente frase a modo de consejo a la ciudadanía para evitar un tipo de estafa que está en auge y que amenaza con ir a más: las relacionadas con las criptomonedas. Aunque para buena parte de la población estas monedas virtuales y todo lo que las rodea todavía es algo así como ciencia ficción, lo cierto es que su uso se encuentra al alza. Y ese es el campo de cultivo perfecto para los ciberdelincuentes. El Instituto Armado ya está detectando un aumento de timos y observa como muchas veces los defraudadores usan como gancho la promesa de una gran rentabilidad imposible de obtener con los productos financieros de toda la vida. De ahí el consejo de este mando policial de no creer en milagros. “Si el beneficio es demasiado alto, desconfía”, previene.

En los últimos meses están saliendo a la luz una sucesión de fraudes masivos y millonarios mediante el uso de esquemas piramidales, supuestamente perpetrados en torno a empresas de inversión y que ya investiga la Audiencia Nacional. Unos casos que dejan patente no solo del atractivo de las criptodivisas para miles de inversores, sino también de como las tramas defraudatorias se están asomando a este campo todavía novedoso, falto de regulación y de gran volatilidad y riesgo debido a las fuertes subidas y bajadas del valor de los activos digitales. Estas monedas no existen de forma física: emplean un cifrado criptográfico para garantizar la titularidad y las transacciones y se almacenan en los llamados monederos (wallet).

¿Cuál es la situación en Vigo y el resto de la provincia? ¿Crecen los timos con bitcoins o con otras criptodivisas habituales como el ethereum? La Guardia Civil confirma que estos delitos “están en auge” por el cada vez mayor uso de este medio de pago. El espectro de personas que optan por estas transacciones es cada vez más amplio: “No hay un perfil concreto, basta con que tengan interés en este mundo y conocimientos mínimos”. Ya hay un gran número de plataformas que permiten acceder a monedas virtuales: “Cada vez hay más gobiernos que las respaldan, más establecimientos que permiten el pago con ellas y su utilización es más patente en el ‘mundo real’; saber mucho [de criptomonedas] es difícil, pero el simple acceso a comprar un bitcoin o cualquier otra a día de hoy es relativamente sencillo”.

“Hay estafas de las de toda la vida y otras más ‘oscuras’ en el mercado de la compra de armas”

Tomás García - Capitán de la policía judicial de la Guardia Civil de Pontevedra

decoration

El capitán Tomás García explica que se han topado con distintas tipologías de estafas. En primer lugar cita las clásicas, “las de toda la vida”, pero evidentemente trasladadas a las criptodivisas. Y otras más “oscuras” que también han llegado al conocimiento de la Comandancia de Pontevedra, de las que son víctimas personas que recurren al pago con moneda virtual para su actividad delictiva: adquirir armas, contratar sicarios... Por razones obvias, en estos últimos casos los perjudicados no denuncian, pero la Guardia Civil ha tenido constancia de la existencia de casos de estas características.

Volvamos a los timos comunes, al del ciudadano que invierte confiado sus ahorros en bitcoins y pierde su dinero al entrar en escena un ciberdelincuente. ¿Qué particularidades tienen estas pesquisas para la Guardia Civil con respecto a las de los fraudes con dinero físico? “Son más complejas de investigar; a los bancos te puedes dirigir con relativa facilidad, pero en este mundo te encuentras que no hay un banco físico, que no hay una moneda física o que no hay una transferencia de una cuenta a otra, sino un conjunto de letras y números que hacen bastante más difícil seguir el rastro”, explica el mando policial.

Contactar con webs

Y es que contactar policialmente con quien tiene la información sobre estos movimientos virtuales no es fácil. “Una cosa es la respuesta que te da un banco y otra la que recibes de una web o un gestor de distintas direcciones de bitcoin...; aquí no hay nada regulado y a veces te contestan y a veces no, a veces lo hacen en tres días y otras tardan tres meses...”, describe.

Como consejo para evitar estos fraudes, el capitán de la Policía Judicial advierte en primer lugar de que hay que desconfiar de las rentabilidades demasiado elevadas. Y a la hora de crear una cartera para invertir en criptomonedas, se debe operar con plataformas seguras, que acumulen por ejemplo opiniones favorables. Y es fundamental que el ordenador esté “bien protegido”, con un sistema operativo actualizado y un buen antivirus. “Toda seguridad es poca”, concluye.

Una decena de inversores vigueses se querellan por otro fraude masivo que investiga la Audiencia Nacional

Se trata del “caso Kuailian”, instrucción judicial que está en sus inicios. La sospecha es que la plataforma de inversión trasladó al mundo de las divisas virtuales el esquema defraudatorio Ponzi

La Audiencia Nacional ya investiga varias estafas piramidales relacionadas con el mundo de las criptomonedas. Y un caso en el que se acaba de declarar competente, concretamente el Juzgado Central de Instrucción número 6, es en el de la plataforma de inversión Kuailian. Se estima que en este presunto fraude millonario que acaba de llegar a la vía judicial puede haber decenas de miles de afectados en todo el territorio español. Por lo de pronto, al menos una decena de ciudadanos vigueses que invirtieron en dicha web están entre los perjudicados que se han querellado para tratar de recuperar su dinero: pero tanto en Vigo como en el resto de Galicia se da por hecho que hay muchas más víctimas. La investigación judicial por esta supuesta estafa –también se sospecha de un posible fraude fiscal al estar la empresa domiciliada en Estonia aunque opera en España– está en su momento inicial y la Audiencia Nacional en el auto de admisión a trámite ha ordenado realizar averiguaciones policiales, oficiando también a la Agencia Tributaria y a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Contrato

De modo muy general, lo que hacía esta plataforma era cambiar euros por ethereum a través de un monedero virtual con un contrato de 1.000 días de duración. Prometían jugosos beneficios que podían llegar al 20%. Si ya como cliente una persona “reclutaba” a nuevos miembros para que invirtieran en la plataforma –por ejemplo a familiares, amigos... –, esa rentabilidad crecía: la web, en este sentido, proponía un sistema de “referidos” con primas atractivas y un programa de recompensas.

Ahora cientos de personas han empezado a luchar judicialmente para recuperar los beneficios que le habían prometido o el dinero invertido. Muchos están en contacto en foros de afectados en Telegram, donde se cita que el despacho Garrigues de Vigo, con los abogados especialistas en delitos tecnológicos José Fernández Iglesias y Carlos Reverter Rodríguez-Marqués, es uno de los personados en el procedimiento.

Quien ya hace meses advirtió sobre la operativa de Kuailian, con un informe, fue Tulip Research, firma de análisis forense financiero sin ánimo de lucro de prestigio en el mundo de las criptomonedas. “La empresa Kuailian presenta un gran número de inconsistencias alarmantes. Creemos que es muy probable que puedan estar llevando a cabo una actividad fraudulenta enmascarada a través de una cortina de humo de masternodos”, afirmaban.

En ese informe se apuntaba a un posible esquema defraudatorio Ponzi, sistema en el que no hay operativa comercial, sino que la rueda financiera se nutre solo de los fondos de los propios inversores hasta que todo se descubre y estalla. Este esquema al que dio su nombre el histórico defraudador Carlo Ponzi fue usado por ejemplo por el financiero estadounidense Bernie Madoff o en la macroestafa del Fórum Filatélico. Un viejo método que ahora se habría trasladado al moderno campo de las monedas virtuales.

Compartir el artículo

stats