Un prometedor estreno de la nueva fase de la desescalada en Galicia se ha convertido este sábado en una auténtica pesadilla para los vigueses que eligieron irse a Caminha (Portugal). Han elegido esta localidad fronteriza con Galicia para disfrutar de un soleada excursión con parada para comer, pero su plan se truncó nada más levantarse de la mesa. Todo por culpa de la IX Triatlón de Caminha.

Esta prueba deportiva discurre -todavía está celebrándose- por la carretera nacional, la principal vía de comunicación de los conductores para continuar bien hacia Valença o Viana do Castello.

Recorrido de la prueba de atletismo por Caminha

El problema es que la policía lusa cerró también las otras alternativas viarias que podrían emplear quienes quisieran abandonar en cualquier momento la localidad.

"Les hemos preguntado a los 'guardinhas' cómo es posible que nos tengan aquí sin posibilidad de salir. Pero nada, nos contestan de malos modos y como que tenemos que aguantarnos. Esto es impresentable", denuncia uno de los afectados.

Recorrido de la prueba ciclista de Caminha

Para este vigués como otro perjudicado que viajó a Caminha junto a su familia, esperar a que concluyese la prueba deportiva no supondría mayor incordio si fuera por un tiempo razonable, pero no durante seis horas. Los agentes de la GNR cerraron los accesos a las 13.00 h. (hora portuguesa) y por lo que han anunciado a los afectados permanecerá bloqueada hasta las 20.00 h. (hora local), como así consta también en el calendario oficial de la prueba.

"Estas no son formas. Te dan ganas de no pisar nunca más esta sitio", lamentan.