Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Universidad de Vigo derriba otro mito: los futbolistas no corren menos en la segunda parte

Aspas, durante un encuentro contra el Sevilla

Aspas, durante un encuentro contra el Sevilla Ricardo Grobas

La Universidad de Vigo desmonta otro tópico futbolístico. Los jugadores no corren menos en la segunda parte de los partidos. Es más, los centrales y los mediocentros incrementan la distancia recorrida en esprint a partir del minuto 45. El catedrático Carlos Lago lidera este estudio que echa por tierra una de las ideas más asentadas entre aficionados y profesionales y que es fruto de un convenio con LaLiga.

“Hemos descubierto que no es cierto que los futbolistas corran menos a partir del análisis de los 380 encuentros de la temporada 2018-19 de LaLiga. Analizamos un total de 4.249 observaciones y el resultado es incontestable, no es opinable. Nos hemos dado cuenta de que hay que cambiar la metodología de entrenamiento porque correr más o menos no tiene que ver con la preparación, sino con los factores que rodean al juego”, destaca.

La principal razón de este hallazgo es que el tiempo de juego real durante la segunda parte se reduce respecto a la primera, ya que se producen más interrupciones, sobre todo, debidas a que el equipo ganador comienza a dejar correr el reloj cuando no hay riesgo o en los saques.

“Está demostrado que en los primeros 15 minutos el balón está en juego el 66% del tiempo, mientras que en el último cuarto de hora se reduce al 55%. Si relacionamos los metros recorridos por los futbolistas con los minutos jugados no hay diferencias respecto a la primera mitad, incluso aumentan un poco los metros en esprint”, destaca.

Tiempo de juego

El análisis de la liga española revela que el tiempo de juego en la segunda parte fue de 25 minutos y 43 segundos frente a los 26 minutos y 36 segundo de la primera.

De esta forma, cuando se considera el tiempo total, todas las variables de rendimiento físico descienden de forma considerable en la segunda parte. Sin embargo, si se tiene en cuenta el tiempo efectivo, la distancia total y la carrera a baja intensidad se incrementan tras el descanso un 1,52% y un 2,91%, respectivamente. Además, la distancia cubierta mediante alta intensidad y en sprint fue similar en ambas mitades.

Posición del jugador

Estos resultados son comunes a todos los equipos de la liga española, tanto si juegan en casa como fuera, e independientemente del resultado o su nivel. Y además del factor tiempo, también influye la posición del jugador.

Los defensas laterales y los interiores mantienen su rendimiento tras el descanso. Y los defensas centrales y mediocentros incrementan los metros recorridos en esprint. Sin embargo, los delanteros redujeron “significativamente” la distancia registrada a alta intensidad y en esprint.

“¿Puede penalizar la fatiga el rendimiento? La respuesta es que no necesariamente. Para explicar que un jugador corra más o menos es necesario entender el juego. No es suficiente una perspectiva estrictamente médica que deje al margen otros factores. Está estudiado que si se va ganando o si el rival es más fuerte se corre más. Y que con los equipos locales ocurre el llamado efecto gaseosa, salen muy fuerte pero luego pierden empuje.”, añade el catedrático de Ciencias del Deporte de la UVigo.

“La preparación o la condición física solo es importante para ganar cuando está mal entrenada. Si está bien, lo que marca la diferencia en el fútbol de alto nivel es el nivel técnico y táctico. Hay que entenderlo todo a través del juego”, añade.

Entrenamiento del Celta FDV

Entrenamientos

Los resultados de este estudio, por tanto, deberían ser tenidos en cuenta a partir de ahora por los equipos: “Durante muchísimo tiempo y hasta hace unos diez años, los jugadores iban a correr al monte o hacían muchas sesiones de carrera continua para que aguantasen en el campo. Ahora esto parece ridículo. El juego es el que define el esfuerzo que debe realizar un futbolista. Así que en función del partido y del papel que va a tener se puede ajustar su entrenamiento durante la semana. E igualmente, para evaluar después el rendimiento de los jugadores no solamente se deben tener en cuenta los metros recorridos. Hay que darle valor al contexto”.

Colaboración con LaLiga

El estudio ha sido realizado a partir de los datos recogidos por el sistema de tracking de LaLiga y sus resultados aparecen publicados en la revista Journal of Strenght and Conditioning Research en un artículo que, junto con Carlos Lago, firman los investigadores de la UVigo Ezequiel Rey, Antón Kalén y Miguel Lorenzo, y los expertos de LaLiga Fabio Nevado y Roberto López.

Y en el marco del mismo convenio, tienen en marcha otros artículo sobre la influencia de la posesión del balón a la hora de correr más o menos y de la edad el jugador sobre el rendimiento.

Lago destaca que esta colaboración responde al buen hacer de la UVigo en este ámbito: “Se puede estar a la vanguardia o con los mejores socios si se hacen bien las cosas. No tiene que ver con ser gallego o de EE UU, sino con que tengas algo que aportar. Siempre tenemos la tendencia a pensar que en Galicia hay menos talento y no es verdad. Quizá menos recursos, pero talento como en otras partes”.

Compartir el artículo

stats