DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fin del toque de queda trae de regreso las intoxicaciones etílicas y lesiones en peleas

Control reciente de la Policía Local en el Casco Vello a jóvenes bebiendo en la calle

Control reciente de la Policía Local en el Casco Vello a jóvenes bebiendo en la calle Ricardo Grobas

El fin del estado de alarma y el correspondiente adiós al toque de queda ha comenzado también a traer la “normalidad” al servicio de urgencias extrahospitalarias de Vigo, tanto por la semana como durante el sábado y el domingo.

Los profesionales de Urgencias de Atención Primaria vuelven a atender a jóvenes por abusos en el consumo de alcohol y participar en reyertas

Porque las atenciones que en mayor medida se interrumpieron durante la pandemia han empezado a regresar al Punto de Atención Continuada (PAC) ubicado en el antiguo hospital Xeral. Y los jóvenes están siendo los protagonistas, porque se han dado asistencias ya por intoxicaciones etílicas, peleas (algunas multitudinarias) y motivos de esta índole.

  • ¿Qué no se puede hacer en Galicia a pesar del fin del estado de alarma?

“Han vuelto los follones por la noche y eso se nota”, reconoce Elisa Ausín, doctora en el PAC vigués. Una noche de la semana pasada, sin ir más lejos, la policía llevó a este servicio de urgencias a varios chavales heridos tras protagonizar una multitudinaria reyerta en la calle Asturias, en el barrio de O Calvario. Los protagonistas de la pelea acabaron con contusiones y cortes y tuvieron que ser atendidos por los sanitarios.

“Está siendo muy llamativo, se nota que había ganas reprimidas”

Elisa Ausín - Médico en el PAC de Vigo

decoration

Elisa Ausín - Médico en el PAC de Vigo Alba Villar

Respecto a las atenciones por abusos en el consumo de alcohol, la sospecha de los facultativos es que muchos proceden de botellones en casas particulares o fiestas ilegales, porque hay que recordar que el ocio nocturno está cerrado y los bares tienen que bajar la persiana como muy tarde a las once de la noche. Pese a algún caso grave, no obstante, la mayoría son de carácter leve y no necesitan ser derivados al hospital, es decir, reciben en el alta en el propio PAC tras ser convenientemente tratados. “Se nota que había ganas reprimidas, y todos estos casos se están dando en jóvenes menores de treinta años”, apunta Ausín.

Aunque todavía no hay un bum de intoxicaciones por alcohol, lo cierto es que se ha percibido un importante aumento especialmente viniendo de meses en los que prácticamente no existieron estas atenciones debido estado de alarma. Hay que señalar que el mayor número de casos se dieron el primer fin de semana en el que se levantó el estado de alarma, cuando algunos decidieron celebrar a su manera el adiós al toque de queda. Este último sábado, no obstante, el PAC vivió una noche al borde del colapso, con esperas para ser atendido de hasta tres horas.

“Las urgencias por alcohol o peleas son de jóvenes menores de treinta años”

decoration

En este sentido, la “culpa” no la tuvieron las intoxicaciones etílicas ni las peleas, sino la importante demanda de atenciones a domicilio (en su mayoría a personas mayores), que obligó a tener durante prácticamente toda la guardia a tres equipos (facultativo y personal de enfermería) fuera del centro sanitario, por lo que solo hubo dos médicos de los cinco que trabajan en cada turno para asistir a las personas que acudieron presencialmente a este servicio de urgencias extrahospitalaria que está abierto entre las 15.00 y las 8.00 horas de lunes a viernes y las 24 horas los sábados y domingos.

  • Coronavirus en Vigo: los héroes del PAC de la ciudad olívica

Hay que recordar que debido a la situación sanitaria actual, con el objetivo de evitar contagios, la sala de espera del PAC tiene un aforo muy limitado, pero en jornadas de una gran afluencia como la del pasado sábado los propios sanitarios afirman que “es muy difícil de controlar” a las personas que entran.

“La mayoría son casos leves que no necesitan derivarse al hospital”

decoration

Todo esto llega curiosamente tras unos meses en los que el PAC tuvo una demanda moderada, con pacientes con poca patología y con asistencias a domicilio a niveles similares a los habituales. Pero parece que todo ello ha cambiado con la nueva realidad marcada por el fin del toque de queda. Hay que recordar además que los fines de semana y las tardes de lunes a viernes el Punto de Atención Continuada de Vigo asume las urgencias de Atención Primaria que atienden los centros de salud por las mañanas.

En las Urgencias del Cunqueiro apenas se dieron casos de pacientes con intoxicaciones etílicas o heridos en alguna pelea nocturna. De momento se están pudiendo solventar desde los servicios de Atención Primaria, pero habrá que estar atento especialmente los próximos fines de semana a ver si la ciudadanía respeta las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Todo apunta, sin embargo, a que este tipo de atenciones en urgencias que eran tan habituales antes de la pandemia aumentarán progresivamente si la ciudadanía se relaja pensando que la batalla contra el virus ya se ha ganado y los botellones en viviendas particulares o la vía pública se convierten en algo frecuente.

Llamadas telefónicas

El PAC se ha convertido además en una unidad básica en la gestión de la pandemia. Porque además de filtrar posibles casos de COVID y solicitar pruebas PCR, también comunican de forma telefónica los fines de semana gran cantidad de resultados de dichas pruebas a pacientes del área sanitaria de Vigo. Además, reciben llamadas habituales los sábados y domingos de personas que sospechan que han estado en contacto con un positivo y que reclaman hacerse una prueba PCR.

 

Compartir el artículo

stats