Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día clave en el caso Déborah: exhumación del cadáver y análisis de su ordenador

Sus restos mortales serán retirados hoy del cementerio de Pereiró | Se buscará presencia de ADN bajo las uñas y se analizarán los huesos

Su hermana Rosa (izq.) pega un cartel de la joven.   | // MARTA G. BREA

Su hermana Rosa (izq.) pega un cartel de la joven. | // MARTA G. BREA

El pasado 1 de mayo se iniciaba una temida cuenta atrás para la familia de Déborah Fernández-Cervera al afrontar el último año antes de la prescripción del crimen, pero lo hacen con más fuerza que nunca. Y es que hablar de semana clave en este caso criminal es quedarse corto. La diligencia que marcará el rumbo de la investigación será la más dura para esta familia pero puede ayudar a cerrar definitivamente el caso y encontrar al responsable de la muerte de la joven viguesa. Hoy tendrá lugar en el cementerio de Pereiró la exhumación del cadáver para, a través de su análisis 19 años después, intentar despejar las incógnitas que rodean a su fallecimiento.

Dos claros objetivos dirigirán el análisis: uno será el de buscar la posible presencia de ADN de otra persona bajo las uñas de la víctima a la luz de las técnicas actuales y el otro estudiar de forma concienzuda los huesos por si hay alguna microfractura que se hubiese podido pasar por alto en la primera autopsia y que fuese indicativa de la existencia de violencia. Junto al forense del Imelga de Vigo que dirigirá dicho análisis, en el mismo participará también una eminencia en su campo, Fernando Serrulla, responsable de la Unidad de Antropología Forense de Galicia con sede en Verín (Ourense) y con una dilatada trayectoria.

Si bien es la prueba trascendental, no será la única prevista para las próximas horas. Está previsto que ese mismo día los peritos del laboratorio de Madrid que trabajan con la familia, los mismos que colaboraron en el caso Diana Quer, recojan en el Juzgado de Instrucción 2 de Tui el disco duro del ordenador de la víctima. Un dispositivo en el que buscarán, con idéntico objetivo de despejar interrogantes, cualquier tipo de archivo o mensaje de aquella época, de los meses y días previos a la desaparición de la joven un aciago 30 de abril de 2002. Diez días después su cuerpo desnudo aparecía a más de 40 kilómetros de Vigo en una cuneta de O Rosal, rodeado de pistas falsas.

La familia no estará sola ante este doloroso paso. Y es que a mayores del calor que la gente les brinda a través de la campaña de Facebook #JUSTICIAPARADEBORAH, contarán con el inestimable apoyo de su equipo legal de abogados, Ramón e Ignacio Pérez Amoedo, la abogada de la asociación SOS Desaparecidos que también ha colaborado con ellos, María Teresa Rojas; el médico forense que elaboró el informe pericial que acredita la muerte homicida, Aitor Curiel; y el criminólogo Óscar Tarruella. Ayer mismo mantuvieron una reunión para abordar este día clave.

Compartir el artículo

stats