Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta atrás para la vuelta de cruceristas a Vigo

Cruceristas, en Vigo en septiembre de 2019. |   // MARTA G. BREA

Cruceristas, en Vigo en septiembre de 2019. | // MARTA G. BREA

Tras quince meses con el ancla echada, los operadores de cruceros cuentan los días para soltar amarras y reiniciar la temporada post pandemia. Tanto alemanes como italianos, los más impacientes en volver a la actividad aunque lo hayan tenido que hacer bajo exigentes protocolos sanitarios, llevan ya semanas operando para su mercado doméstico. Los primeros, de la mano de Aida y TUI, en Canarias, a donde llegan los cruceristas en avión, mientras los trasalpinos han optado por la costa italiana en buques de Costa y MSC, que incluyen esporádicas escalas en Malta. Pero este paro forzoso tiene los días contados y mercados como el británico, del que se nutre más de la mitad del que recibe Vigo, ya preparan las maletas para volver a embarcarse.

Si bien es cierto que de momento Puertos del Estado aún no dado luz verde y mantiene cerradas las terminales para cruceristas extranjeros, el primer paso ya lo están dando algunas comunidades autónomas, que tiene competencias para autorizar escalas de cruceros en sus puertos siempre que sea con pasajeros españoles y que realicen itinerarios de cabotaje, es decir, tocando únicamente en puertos nacionales. Las primeras que han empezado a moverse han sido Andalucía, Valencia, Murcia y Cataluña que cuentan con puertos terminales y desde donde resulta más sencillo reanudar la actividad.

Cuenta atrás

Vigo, que se nutre exclusivamente de escalas internacionales como puerto “de paso” desde que en 2014 dejara de operar como puerto terminal de pasajeros españoles, continúa a la espera de que el Gobierno del estado dé luz verde al reinicio de la actividad, y que el semáforo británico que facilite la llegada de cruceristas a España se ponga del mismo color. Que se cumplan los planes del Gobierno de tener al 70% de la población inmunizada en agosto, abriría la puerta al regreso pleno de la actividad a partir de setiembre, que concentra para el último cuatrimestre del año la totalidad de las escalas que a fecha de hoy están programadas en Vigo. Serían Nieuw Statendam, con turistas estadounidenses y holandeses, el día 7; Marella Explorer los días 13 y 25 con pasajeros británicos; MSC Preziosa, el 17, con italianos y el gigantesco Iona, nuevo buque-insignia de P&O que espera ser inaugurado desde la pasada primavera y que debido al COVID no podrá ser presentado hasta el próximo mes de agosto. En principio, su escala en Vigo está señalada para el 28 de setiembre. Al día siguiente, el Celebrity Silhouette está llamado a cerrar este primer mes de llegada masiva de cruceros a Vigo tras año y medio de sequía.

Octubre aglutina el mayor número de atraques, con diez escalas, mientras que noviembre tiene programadas seis y diciembre, cuatro. Esta mini-programación traerá sin embargo sorpresas como la triple escala prevista para el 21 de octubre a cargo del colosal Regal Princess, de 330 metros de eslora al que acompañará Borealis y Spirit of Adventure, ambos de dimensiones más discretas y que se presentarán en Vigo como nuevos buques de Fred. Olsen y Saga Cruises. La mayoría de estas 26 escalas son con pasaje británico, que antes de embarcar en sus países tendrán que someterse a un exigente filtro sanitario de seguridad y que una vez a bordo estrenarán las nuevas normas que impone la era COVID para facilitar la distancia social. El fuego lo romperá en el Reino Unido el Britannia este mes de junio, tras la suspensión de la mayoría de las restricciones que el gobierno de Boris Johnson tiene previsto levantar el día 21 de ese mes. Durante no menos de dos meses, la programación del Britannia se centrará en una serie de cruceros de tan solo 4 noches de duración, y sin tocar puerto. Algo parecido harán los demás barcos de otras navieras, que reiniciarán la actividad donde ante todo primará la cautela. Serán viajes panorámicos sin abandonar aguas británicas y en los que los buques lo más que harán será acercarse a idílicos parajes como la isla escocesa de Iona, de la que toma el nombre la nueva nave almirante de la legendaria P&O.

Compartir el artículo

stats