Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Aprender a montar en bici con 70 años? En Vigo, es posible

Begoña Vila, Tamara Novoa e Iria Vázquez se encargarán de impartir los cursos

Begoña Vila, Tamara Novoa e Iria Vázquez se encargarán de impartir los cursos Ricardo Grobas

Potenciar la movilidad sostenible y enseñar a mujeres a andar en bici. Sí, solo a mujeres. Porque “existe una desigualdad de género estructural en la movilidad que, en el caso de ellas, se caracteriza por un mayor uso del transporte público, más desplazamientos a pie y menos en bicicleta”. Para revertir esta situación y fomentar el transporte responsable con el medio ambiente, Greenpeace y el colectivo ecofeminista vigués Mulleres Bicivisíbeis lanzan un proyecto en la ciudad: cursos gratuitos dirigidos a mujeres mayores de 16 años que no sepan utilizar la bicicleta.

La iniciativa ha tenido una respuesta inmediata: en menos de una semana, se han agotado todas las plazas disponibles –15– y hay personas en lista de espera. La de mayor edad está en los 70 años y la media se sitúa por encima de los 60. Cuatro mujeres se han formado como instructoras con la asociación A Golpe de Pedal para impartir estos cursos. Una de ellas es Begoña Vila, voluntaria de Greenpeace en Vigo y cofundadora de Mulleres Bicivisíbeis –que nace durante la pandemia para potenciar la perspectiva de género en la bicicleta–. “Muchas mujeres no han tenido nunca la oportunidad de aprender a montar en bicicleta. Y otras se sienten incómodas por tener que aguantar comentarios machistas –sobre todo, si van solas– o tienen miedo por la agresividad de los conductores. Espero que se pacifique el tráfico con la reciente entrada en vigor de los nuevos límites de velocidad”, explica.

“Muchas mujeres no han tenido nunca la oportunidad de aprender a montar en bicicleta"

Begoña Vila - Voluntaria de Greenpeace en Vigo y cofundadora de Mulleres Bicivisíbeis

decoration

Precisamente, como señalan desde la organización, estos dos factores, sumados a la incorporación tardía de la mujer a la bicicleta y el menor tiempo disponible para dedicar a actividades de ocio, son los que dibujan un escenario en el que un 15% de las mujeres –frente a un 5% de los hombres– no sabe montar en bicicleta, un porcentaje que aumenta con la edad. “Nos situamos en sitios estratégicos de Vigo, como la avenida de Castelao, el Paseo de Alfonso o Camelias, durante una hora para contar cuántas mujeres y cuántos hombres pasaban en bicicleta. El mínimo fue un 6,67%, registrado en Pizarro y Peniche; el máximo, un 29,41%, en el Paseo de Alfonso”, añade Vila.

Los cursos tienen una duración de dos fines de semana consecutivos –viernes por la tarde y domingos por la mañana–, en sesiones de 2 horas, y se desarrollan, en un comienzo, en el parque de Castrelos. El primero se realizará los días 21, 23, 28 y 30 de mayo. Todas las participantes contarán con un seguro de actividad. En una segunda etapa del proyecto, se llevarán a cabo salidas de acompañamiento por la ciudad que permitan a las nuevas usuarias de la bicicleta circular con seguridad y superar posibles miedos.

Vázquez, Novoa y Vila, en el Paseo de Alfonso Ricardo Grobas

“La actividad se hace de manera voluntaria, nosotras ponemos tiempo e ilusión. Es una forma de empoderarnos como ciclousuarias, hay una brecha de género muy importante en este campo”, señala Vila antes de destacar que se trata de un “proyecto piloto”. “Esperemos que salga bien y la gente se involucre. Las mujeres ganarán confianza a base de pedalear. Nuestra idea es aumentar la masa crítica de mujeres que andan en bicicleta en la ciudad. Esperamos que esta iniciativa dé pie a organizar muchos más cursos”, apostilla.

Iria Vázquez es otra de las instructoras de estos cursos. Destaca que, para el colectivo Mulleres Bicivisíbeis y Greenpeace, “es muy importante darles a mujeres la oportunidad de aprender”. “Las participantes nos escriben para contarnos que tienen muchas ganas de empezar, es muy bonito. Llevaremos bicicletas para las personas que no tienen”, concreta, a la vez que defiende la importancia de la perspectiva feminista a la hora de abordar cuestiones relacionadas con la movilidad sostenible.

Mejoras en la ciudad

El proyecto de Greenpeace y Mulleres Bicivisíbeis también persigue poner el foco en la necesidad de que la apuesta por la movilidad ciclista por parte del Concello sea “más decidida”. Para ello, junto con el colectivo Vigo Ciclábel, reclaman medidas como “un plan director ciclista –que está en desarrollo–, una oficina de la bicicleta, la pacificación del tráfico, una red de alquiler de bicis, la construcción de nuevos carriles bici, la creación de espacios públicos seguros para aparcar las bicicletas y la apuesta por la intermodalidad del transporte público –bus y barco– que incluya la bicicleta”.

Begoña Vila rechaza de antemano la excusa de las cuestas de Vigo o la lluvia como elementos que contribuyen a que la gente les ponga la cruz a las bicicletas. “Me hice ciclousuaria en Alemania, donde viví un año: el tiempo no es mejor que en Vigo y no todo es llano. Viví allí la cultura de la bicicleta y quedé alucinada. Aquí, si la apuesta de las instituciones fuese más fuerte, podríamos conseguir algo similar. Un ejemplo: el Gobierno da ayudas para comprar coches eléctricos, pero no para bicicletas eléctricas”, subraya.

Compartir el artículo

stats