Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ingresado por COVID en planta, veinte años más joven que en enero

Asistentes al acto del homenaje de la Policía Nacional, el miércoles, en el Álvaro Cunqueiro.

Asistentes al acto del homenaje de la Policía Nacional, el miércoles, en el Álvaro Cunqueiro.

La edad de los pacientes ingresados con el virus SARS-CoV-2 sigue cayendo en los centros hospitalarios del área sanitaria de Vigo y ya está por debajo de los 60 años. Las personas con más de 80 años empiezan a ser casos excepcionales en las plantas y las unidades de cuidados intensivos reservadas para enfermos COVID. En las camas convencionales del Álvaro Cunqueiro solo hay uno. Y en el centro Vithas Fátima, ninguno.

Setenta y ocho años era la edad media de los infectados por el nuevo coronavirus ingresados en planta del complejo de Beade hace solo tres meses y medio. Ahora está, exactamente, en 57,2 años. Si bien es cierto que, entre los 25 pacientes que atendían ayer, el grupo más numerosos es el comprendido entre 60 y 70 años. Son ocho personas de la franja de edad que está actualmente recibiendo la primera dosis de la vacuna frente al COVID. Del siguiente, el de 70 a 80, donde la inmunización está más avanzada, hay tres. Y solo uno mayor de 80, un grupo que tiene la pauta completa salvo casos excepcionales.

Así, son una docena los que superan los 60 años, pero son uno más los que están por debajo: cinco de 50 a 60; seis de 40 a 50; un treintañero; y otro de menos.

En la Unidad de Cuidados Intensivos del Cunqueiro, donde el miércoles había 8 infectados, la media de edad de estos pacientes a lo largo de abril fue de 59 años. Son siete menos que en el mismo mes de 2020. Pero la evolución de este parámetro en UCI es menos representativo del avance de la vacunación. En octubre estaba al mismo nivel (59) y, el pasado agosto, incluso diez años por debajo (49). Junio fue el único mes en el que no registró ningún paciente –aunque en su unidad permaneciera alguno que ya no arrojaba resultados positivos en las PCR–.

En el Hospital Vithas Fátima la edad media de sus ingresados con COVID –incluida planta y UCI– es menor. No llega a los 48 años. Su situación es particular: de los 16 que tienen en sus camas, trece proceden de los dos buques extranjeros que fueron aislados en el puerto. No hay ningún contagiado que supere los 80 años y solo cinco que pasen de los 60. Tres son veinteañeros. En Ribera Povisa, están en 61 años en total.

La naviera NYK, propietaria de los dos barcos que fueron confinados, informó que el Prometheus Leader –con todos sus positivos ingresados, ocho– ha incorporado dos nuevos tripulantes para poder retomar su ruta hacia Bélgica, tras desinfectar sus instalaciones y cargarlas con 2.500 coches. Su salida estaba prevista para ayer a las 20 horas, pero se demorará hasta hoy por el elevado volumen de vehículos. El que sigue confinado es su gemelo, el Emerald Leader. Por problemas técnicos, se desconoce aún cuál es la variante responsable de este brote, con 10 casos.

El Sergas completará el cribado del pasado lunes en el Puerto de Vigo con otro, el próximo martes, a la plantilla de las empresas en las que se detectaron positivos. El barrido de esta semana destapó 21 casos en seis empresas. Una de ellas concentra trece de los contagios; otra tiene cuatro; otra, dos; y las otras tres, uno cada una. El Sergas cita ahora a unos 200 empleados de estas firmas que no acudieron a la primera convocatoria.

La incidencia en el área sanitaria de Vigo retomó ayer la senda del descenso tras el pico de nuevos positivos registrado el día anterior. Está en 121 nuevos casos por cien mil habitantes y la ciudad, en donde hoy se amplían los aforos de la hostelería, en 128.

La Policía Nacional homenajea a los sanitarios y los vigilantes por su labor en pandemia

La Policía Nacional ha querido homenajear al personal de seguridad que presta sus servicios en los centros sanitarios, así como a todos los profesionales que trabajan en el Área Sanitaria de Vigo, por la labor desarrollada a lo largo de la pandemia. Para ello, la Comisaría en Vigo-Redondela organizó un acto en el Hospital Álvaro Cunqueiro, en el que se entregaron dieciocho menciones honoríficas de diverso tipo. Desde la Comisaría han querido agradecer la atención prestada por todo el personal de los centros sanitarios del área viguesa, así como de los vigilantes de seguridad que desempeñan su actividad en ella. E interlocutor Policial Sanitario, el inspector Casto García, destacó la labor de estos últimos “durante las fases más complicadas de la pandemia, informando a todas las personas que se dirigían a los centros hospitalarios solicitando información”.

Entre los que recibieron menciones honoríficas se encuentran el actual conselleiro de Sanidade y gerente del área sanitaria cuando se declaró la pandemia, Julio García Comesaña; el actual gerente, Javier Puente Prieto; el director de seguridad de la Sociedad Novo Hospital de Vigo; el director de Seguridad de Ribera Povisa, Manuel Tornos; el jefe del Servicio de Urgencias del centro de la calle Salamanca, Ángel Martín Joven; el gerente y el jefe de Servicios de Securitas en Vigo; y el Inspector del Servicio de Vigilancia.

Por otra parte, el conselleiro se reunió con el rector de la Universidad de Vigo, Manuel Reigosa, y la directora de la Axencia Galega de Sangue, Órganos e Tecidos (ADOS), Marisa López, para firmar un convenio de colaboración para fomentar la donación de sangre en esta comunidad académica, que el año pasado aportó 4.601 donaciones.

Compartir el artículo

stats