La Policía Local de Vigo ha detenido por sendos delitos de atentado contra agente de la autoridad y de desobediencia grave a un conductor de 33 años que golpeó y dio una patada a un policía y se negó a realizar la prueba de alcoholemia, después de chocar contra el muro de una vivienda.

Tal y como ha informado la Policía Local, los hechos ocurrieron sobre las 20,15 horas de este jueves, cuando una persona informó de que un turismo había colisionado contra el muro de cierre de una propiedad en la carretera del Monte Alba.

De acuerdo con estas fuentes, al parecer el vehículo transitaba por la carretera y llegado a un punto, se detuvo. El conductor entonces se apeó del turismo y empezó a fumar mientras hacía el gesto de orinar, tras lo que necesitó de varios intentos hasta conseguir meterse en el coche.

A continuación, el varón reinició la marcha "de manera brusca", haciendo chirriar las ruedas, y acto seguido perdió el control del vehículo e impactó contra el muro de la vivienda.

Una patrulla se desplazó hasta el lugar, donde encontró que el varón, vigués de 33 años, mostraba dificultades para mantener el equilibrio, llegando a caerse hasta en tres ocasiones. Por estos motivos, se solicitó la presencia de la unidad de atestados para realizarle la prueba de alcoholemia.

IInsultos, golpes y patadas

Mientras esperaban por la dotación, el hombre empezó a alzar la voz y a insultar a los agentes, llegando a golpear el vehículo policial. Aunque los efectivos intentaron calmarle, el hombre trató de volver a golpear el coche patrulla, lo que pararon los agentes, momento en que el conductor golpeó en el pecho y dio una patada a uno de los efectivos. Por todo ello procedieron a su detención.