La salida sur ferroviaria de Vigo da un paso clave. El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana acaba de anunciar la inminente licitación del estudio de alternativas que deberá aclarar cuál es la mejor forma de abordar la infraestructura, un enlace crucial que garantizaría una conexión moderna entre Vigo y Portugal y empalmaría con la línea de alta velocidad que está promoviendo el Ejecutivo luso en su región norte, desde Lisboa a la frontera con Galicia vía Oporto. Según avanza el departamento de José Luis Ábalos en un comunicado oficial divulgado esta mañana, el anuncio se publicará "en breve" en la Plataforma de Contratación del Sector Público y se podría recoger en el Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) ya el próximo martes. Desde el ministerio y Adif se había avanzado en varias ocasiones a lo largo de los últimos meses que el estudio de alternativas, primer paso para la construcción de la salida sur, se publicitaría en abril. Esta misma semana el Gobierno reconocía a FARO que estaba pendientes de "flecos" con la intención de lanzar la licitación "lo antes posible".

A la espera de que el anuncio se recoja en los portales y boletines oficiales, el comunicado de Transportes avanza ya algunas pinceladas importantes. Se concreta, por ejemplo, que el contrato se licitará con un presupuesto de 405.350 euros y que el plazo de ejecución alcanzará los 12 meses. El estudio se dividirá en tres fases. En la primera los técnicos acometerán un "estudio previo de la problemática actual" con el objetivo de "definir corredores y esquemas funcionales", la segunda busca "una caracterización más detallada desde el punto de vista técnico, ambiental y socioeconómico para su desarrollo posterior" y la tercera, y última, planteará "un ejercicio de síntesis y valoración" para decidir "la alternativa o alternativas más deseables".

En su comunicado, el departamento de Ábalos detalla que el objetivo del estudio será "analizar diferentes opciones que mejoren la ordenación de los servicios ferroviarios y solucionen su falta de continuidad en el entorno de Vigo". Entre los factores que se tendrán en cuenta se incluye "el tráfico de mercancías existente y previsto en el entorno". En la nota elaborada por el ministerio no se cita en ningún momento, eso sí, el enlace con el puerto que han demandado tanto Autoridad Portuaria como Xunta pese al rechazo frontal del Concello.

Sí se apunta una de las claves de la salida sur: su impacto sobre la estación ferroviaria de Urzáiz, uno de los grandes ejes del nodo intermodal que toma forma poco a poco entre Vía Norte, Alfonso XIII y Urzáiz y que estará coronado por el complejo comercial Vialia. "Resulta también un objetivo del trabajo, en términos de mayor eficiencia en la prestación de los servicios, la unificación de las estaciones actualmente operativas en Vigo en la estación de Urzáiz", desliza Transportes. Uno de los beneficios que podría dejar la salida sur soterrada en la ciudad es, precisamente, que la estación diseñada por Mayne e inaugurada en abril de 2015 deje de ser "terminal" (capaz únicamente de actuar como punto de salida o llegada de trenes) y pueda operar también como "pasante" (punto de parada de trayectos más amplios). En concreto, facilitaría su conexión directa con la infraestructura que se dirigirá hacia Oporto y Lisboa.

El departamento de Ábalos recuerda el "renovado interés" traslado por Portugal en el eje de alta velocidad del norte de la república, que ha decidido priorizar anteponiéndolo incluso a la conexión Lisboa-Madrid. "Interés que se alinea con los objetivos perseguidos en este estudio de alternativas —prosigue el Gobierno español—. Por ello, las soluciones analizadas deberán considerar diferentes escenarios de modernización de las infraestructuras ferroviarias portuguesas". En esa misma línea, Transportes avanza que España y Portugal solicitarán la inclusión del tramo Vigo-Oporto en la red básica transeuropea de transportes (RTE-t), una intención que ya han trasladado a la Comisión Europea.