Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puertos y vacunación

Panorámica parcial del puerto de Vigo

Panorámica parcial del puerto de Vigo Ricardo Grobas

Los puertos son un elemento fundamental para el crecimiento de las ciudades donde se asientan y para sus áreas metropolitanas. El tráfico de personas y mercancías generan riqueza en la sociedad a la que sirven.

En la pandemia, se han mostrado como un canal logístico fundamental para poder atender las necesidades básicas de la población. En este contexto, el Puerto de Vigo consiguió no solo hacer frente a una crisis sanitaria a nivel mundial, si no que incluso incrementó su actividad, a pesar de la caída de sectores como el de cruceros.

Pero la movilidad portuaria, además de los efectos tan beneficiosos que tiene, puede acarrear consecuencias negativas, como es el de facilitar la transmisión de las epidemias.

Vigo tiene una larga historia en este aspecto: la gripe, mal llamada española, de 1918, el primer brote de España de cólera en 1833, descrito por el gran médico y primer cronista de la ciudad, Nicolás Taboada Leal, o la peste, contada por el escritor e historiador Antonio Giráldez en su libro “1598: La peste en Vigo”, tuvieron su entrada a través del Puerto.

Debemos protegerlos para que sigan cumpliendo su función. Porque son trabajadores esenciales, al igual que lo son el personal sanitario, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o los profesores

decoration

Por eso, debemos aportar nuestra experiencia para aplicarla a la actual pandemia de la COVID-19. A diferencia del pasado, en este momento tenemos un sistema de alerta muy importante, basado en la coordinación entre el Ministerio de Sanidad (a través de Sanidad Exterior) y la Consellería de Sanidade para un diagnóstico precoz, además de unos medios hospitalarios de alta cualificación para la atención de todo tipo de pacientes, como hemos podido comprobar en estos días, en los tripulantes de un barco que atracó en nuestro puerto y que desarrollaron la enfermedad, afectados por la variante india del virus.

Donde, evidentemente, hay campo de mejora es en la vacunación de los trabajadores portuarios, especialmente en aquellos que entran en contacto directo con los tripulantes que llegan a nuestro puerto. Los miembros del practicaje, del remolque, del amarre, de la estiba y de la policía portuaria, unos 270 profesionales. No hay duda de que su trabajo ha sido ejemplar desde el inicio de la pandemia, hace ya más de un año, al garantizar el mantenimiento de toda la cadena logística. Sin su trabajo, hubiese sido imposible que los productos de primera necesidad llegasen a nuestras casas o que las industrias de nuestra área siguieran produciendo. Y debemos protegerlos para que sigan cumpliendo su función. Porque son trabajadores esenciales, al igual que lo son el personal sanitario, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o los profesores. Por ello, su vacunación es imprescindible, al igual que lo ha sido, lo es y lo seguirá siendo su trabajo.

Jesús Vázquez Almuiña es presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo

Compartir el artículo

stats