Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto quiere proteger a sus trabajadores frente a las nuevas cepas

El “Prometheus Leader” amarrado en el muelle de trasatlánticos. |   // RICARDO GROBAS

El “Prometheus Leader” amarrado en el muelle de trasatlánticos. | // RICARDO GROBAS

Un total de cinco barcos permanecían ayer en cuarentena en muelles españoles por casos confirmados o sospechas de contagios de la variante del SARS-CoV-2 conocida como india. Los primeros casos secuenciados en España, llegaron a Vigo a bordo del Prometheus Leader. También llego a través de mar el primer positivo en el área viguesa de una de las brasileña. Los grandes puertos son vías de entrada de nuevas variantes y sus trabajadores están más expuestos que en otros ámbitos. De ahí que el deseo de la Autoridad Portuaria de Vigo de que se considere esenciales y se vacune frente al COVID a unos 270 entre prácticos, estibadores, policía portuaria, servicio de amarre, desamarre y remolque.

El Puerto explica que hace esta petición a través de la Consellería de Sanidade, que la elevará al Consejo Interterritorial, el foro en el que se debaten estas cuestiones. El Ministerio de Sanidad, que incide en que no depende de él esta decisión, detalla que, “muchos meses antes de llegar las vacunas, se empezó a trabajar en la estrategia de vacunación a través de la Ponencia de vacunas que está compuesta por expertos técnicos y que se reúnen de forma periódica para evaluar la evidencia científica”. Añade que “sus propuestas son trasladadas a la Comisión de Salud Pública –en la que están representadas todas las comunidades autónomas–, que es la que toma las decisiones que se plasman en las actualizaciones que se han ido elaborando y difundiendo, –seis hasta el momento–.”

Con respecto a la posibilidad de ampliar las medidas de prevención reclamando pruebas diagnósticas de COVID a todos los tripulantes de los barcos que atraquen, en un momento en el que la infección se está manifestando principalmente de forma asintomática, el Ministerio de Sanidad no es claro en su respuesta. Indica que “aplica procedimiento de salud pública a bordo a través del personal de las unidades de control higiénico-sanitario adscritas a las Delegaciones y Subdelegaciones del Gobierno, coordinadas desde la Subdirección General de Sanidad Exterior”. Especifica que “el capitán del buque debe comunicar cualquier incidente sanitario a Sanidad Exterior mediante la declaración marítima de Sanidad”. “Una vez atracado, se evalúa la situación a bordo y se decide las acciones a tomar, entre las que puede estar la evacuación de enfermos a un centro sanitario y el seguimiento de contactos”, concluye.

Para el atraque de la mayor parte de los buques de gran tonelaje es necesario que accede a su interior un práctico. Como el que el pasado 27 de abril entró en el Prometheus Leader para asistirlo y amarrarlo. Solo dos horas antes de surcar la ría, con los barcos de prácticos y los amarradores ya movilizados, el capitán del buque contactó para añadir a una comunicación previa que un de sus marineros podría estar enfermo. Se ignoraba si era COVID, las dimensiones del brote –con siete de sus 22 tripulantes positivos en la actualidad– y su procedencia –la secuenciación de los tres casos con las cargas virales más altas determinaron que se trata de la subvariante 2 de la B1.617–.

Situación epidemiológica

La incidencia en el área sanitaria de Vigo está casi estancada. No crece a 14 días, pero la bajada es casi imperceptible. Está en 136 nuevos diagnósticos por cien mil habitantes, 40 más que la media gallega.

Los laboratorios del Chuvi detectaron el martes 62 nuevos positivos en COVID, la segunda cifra más alta en la última semana. Los ingresos en UCI suben a 13. En total, hay 43 infectados hospitalizados.

La ciudad sigue en riesgo alto de transmisión del virus, con 156 nuevos diagnósticos por cien mil habitantes.

Las plantillas de los centros de salud se rebelan contra los objetivos marcados por el Sergas

La pandemia dejó en pausa las reivindicaciones de las plantillas de los centros de salud que, desde hace años, reclaman más medios, principalmente humanos, para evitar la sobrecarga de agendas y poder ofrecer una atención de calidad. Los objetivos que este año ha fijado el Sergas para la concesión de un complemento de productividad en su nómina ha vuelto a exacerbar los ánimos en Atención Primaria, que desempolva sus reivindicaciones y debate cómo reaccionar. Por el momento, el gerente del Sergas en Vigo, Javier Puente Prieto, admite que se han presentado “muchas alegaciones” conjuntas del personal y anuncia que, a partir de la próxima semana, visitará centro por centro para debatirlos.

Entre estos objetivos –Acuerdos De Xestión, ADX–, el Sergas fija dos que los profesionales consideran que no es algo que esté en su mano. El primero es que la demora para una cita no supere los cuatro días. “No te puedo pedir algo si no te pongo los recursos para hacerlo”, reprochan desde Primaria. El déficit de médicos de familia y pediatra, hacen que, desde hace tiempo, no se cubran las vacaciones ni los días libres –solo en los PAC– y los facultativos tengan que cubrirse entre ellos. Además, también hay falta de sustitutos de Enfermería y la vacunación frente al COVID está ocupando las jornadas de una parte importante de ellos. El otro objetivo polémico es alcanzar el 60% de citas presenciales. Los profesionales destacan que eso es incompatible con mantener las medidas de prevención de contagios en las salas de espera con los cupos marcados. El gerente señala que están, de media, cerca del 40%.

Compartir el artículo

stats