Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS EN GALICIA

Así es el plan de la Xunta para reabrir las discotecas

Ambiente en el exterior de un local de Areal, en agosto pasado

Ambiente en el exterior de un local de Areal, en agosto pasado J. Lores

La Xunta decidirá y anunciará hoy cómo afrontará Galicia la pandemia del coronavirus una vez que a las 00:00 de este domingo acabe el estado de alarma. Ya avanzado que no habrá toque de queda y que ampliará horarios, ahora falta concretar esas cuestiones y también esclarecer las herramientas jurídicas necesarias para aplicar restricciones más severas cuando sea necesario. En paralelo a esos debates, el Gobierno gallego trabaja desde hace semanas en la reapertura del ocio nocturno, que lleva meses con el candado echado. Que se retome esta actividad es uno de los indicios más claros de vuelta a una cierta normalidad, pero una que todavía esta lejos de la prepandemia.

FARO ha accedido al borrador del Ejecutivo autonómico con el plan que se aplicará cuando se reabran las discotecas. El texto parte de una premisa básica: solo podrán abrir los locales de los municipios que se encuentren en un nivel de riesgo medio-bajo (también habrá que ver cómo se estructuran los niveles de la nueva desescalada); es decir, aquellos cuya incidencia acumulada a 14 días sea inferior a 150 casos por cada 100.000 habitantes. Vigo, con los datos de este jueves, no cumpliría ese requisito. A parte de esa condición sine qua non, el protocolo, todavía no definitivo, plantea una serie de medidas.

Loading...

Aforo y ventilación

La Xunta deposita en cada establecimiento nocturno el control de los aforos; que en espacios de más de 1.500 m2 deberá ser con un contador continuo. Tendrán que tener la documentación visible y el número de personas dentro del local no podrá superar el 30%, mientras que en terrazas o al aire libre se limita al 50%. El consumo en estos espacios deberá hacerse siempre sentado, con un máximo de cuatro personas por mesa. En cuanto a las pistas de baile, se permite su uso pero su aforo se limitará a 3m2 por cada usuario. Este control de afluencia también se llevará a cabo en los aseos, en los que podrá haber una persona por cada 4m2. Respecto a la ventilación; no deberá superar los 800 ppm de concentración de CO2, el medidor no se puede situar junto a la ventana y los niveles deben de ser visibles.

Registro de clientes

Los hosteleros deberán, ante cada cliente, solicitar toda documentación posible: nombre, apellidos, teléfono, fecha y hora de la entrada; y deberán conservarlos al menos hasta tres meses.

Mascarillas y tabaco

El uso de la mascarilla será obligatoria excepto en el momento de consumir; y en cuanto al tabaco, está permitido fumar –incluidas cachimbas– en las terrazas siempre y cuando haya una distancia de dos metros con otras personas.

Conciertos

En relación a las salas de fiesta o conciertos, estos podrán volver a realizarse, pero quizás no todos los miembros del grupo tengan cabida en los escenarios: primero, deberá de haber un espacio de seguridad entre público y escenario de tres metros; y entre cada miembro del grupo musical una distancia de 1,5 metros.

Plan piloto y contrapropuestas de los empresarios

Para testar todas estas medidas, cuyo control recae sobre los concellos, la Xunta ya ha proyectado una reapertura piloto en seis locales (dos discotecas y cuatro pubs), pero esta reapertura no convence al sector. La Asociación Provincial de Establecimientos Musicales y Espectáculos Reglados (Apemer), presidida por Carlos Rodríguez, se ha mostrado muy crítica con varios de los puntos requeridos por la Xunta, especialmente en cuanto al aforo. Consideran que tal limitación motivaría que buena parte de los negocios siguieran con sus persianas bajadas. “No podemos permitirnos sacar a los empleados del ERTE, habilitar el local, hacer incluso obras para estar abiertos unas semanas. Queremos que sea una reapertura pronta, pero segura”, incide.

Por ello, entre sus propuestas, destaca el requerir una PCR o test de antígenos a los asistentes, de modo que garanticen que “el que acceda a los locales va a estar bien, sano, así no sería necesario tanta restricción de aforo que motivará a muchos a no abrir”, amplía Rodríguez, que apuesta por el 50-60% en interiores y un 75% en terrazas.

A última hora de ayer, cinco colectivos de hostelería de la provincia y comunidad, se encontraban inmersos en la negociación de la propuesta que trasladarán previsiblemente hoy a la Xunta sobre las cuestiones que consideran claves en la reapertura, que aboga también por habilitar completamente las pistas de baile habilitadas, un aforo en el interior sin distanciamiento, medidores CO2 o geles hidroalcohólicos en aseos y accesos. 

Compartir el artículo

stats