Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los prácticos, héroes frente al huracán vírico del "Prometheus Leader"

El buque "Prometheus Leader", atracado en la terminal de trasatlánticos de Vigo

El buque "Prometheus Leader", atracado en la terminal de trasatlánticos de Vigo

De ellos muy pocos se acuerdan. Son de los trabajadores más esenciales en cualquier puerto de mundo y, salvo tragedia, suelen pasar desapercibidos. Ha vuelto a suceder ahora a propósito del contagio a bordo del “Prometheus Leader” que ya afecta a siete tripulantes, uno de ellos en la UCI. Hoy se cumple una semana de la llegada a Vigo de una bomba de vírica flotante y de nuevo, nadie reparó en que los prácticos fueron los primeros en exponer sus vidas, que se la jugaron.

Poco dados a arrogarse el crucial papel que desempeñan en el día de a día de los muelles, en esta ocasión la omisión de su arriesgado servicio en el “Prometheus leader” ha acabado por trascender en las redes sociales. Como era de esperar, los primeros comentarios no partieron precisamente de integrantes del gremio, pero bastaron para que se generase una reacción solidaria de expertos en la materia de toda España.

He leído un puñado de noticias con respecto al asunto del buque con la variable india, y ninguna de ellas hace mención al miembro de la Corporación de Prácticos de Vigo que, a sabiendas de un brote de COVID a bordo, asistió y amarró al 'Prometheus Leader, anteponiendo su compromiso como Práctico a su propia salud. Gracias a este héroe anónimo, 2 tripulantes ya han podido ser evacuados y los restantes han podido recibir asistencia médica a bordo”, comentaba en su cuenta de Linkedlin Luis Álvarez Galán.

Alusiones como esta sirvieron para conocer más detalles del papel jugado por los prácticos vigueses el martes 27 de abril. Esta tarse se presumía que la operativa del buque de la naviera NYK sería una más, una de tantas otras de atraque en la terminal de vehículos de Bouzas. Nada hacía pensar lo contrario. Inicialmente el “Prometheus Leader” enfiló hacia Vigo sin anticipar ninguna incidencia extraordinaria a bordo. Solo dos horas antes de surcar la ría, con los barcos de prácticos y amarradores ya movilizados, su capitán volvió a contactar para añadir a la comunicación previa que uno de sus marineros podría estar enfermo al sufrir algo así como un catarro.

"Lo grave es que fuera por una cepa nueva"

"Lo grave de este caso no es que estuviera infectado por coronavirus, sino por una cepa nueva”. Fuentes de la Corporación de Prácticos de Vigo subrayan esta afirmación para explicar en qué medida diferiría el protocolo anti-COVID que aplicó el compañero que asistió al buque Ro-Ro. Porque de haber sabido con antelación, o si solo sospechase que pudiera estar afectado por una cepa nueva como la india, en lugar de colocarse solo una mascarilla, aumentaría las medidas de protección. No fue así, por lo que el práctico subió por la escalerilla, recorrió los estrechos pasillos y subió al puente de mando del "Prometheus Leader" ignorando por completo que se metía en el ojo de un huracán vírico. Al día siguiente seguiría igual de convencido de haber trabajado con suficiente prevención de no ser por las informaciones que comenzaron desde el Cunqueiro.

Ante las sospechas de que la infección del marinero del buque Ro-Ro podría estar vinculado con la temida variante india, en la sede de Prácticos en la Estación Marítima saltaron las alarmas. "No es la primera vez que asistimos a buques con marineros enfermos de coronavirus, pero esta vez era una variante nueva, desconocida", inciden desde la corporación. Así que el compañero encargado del traslado del "Prometheus" desde Bouzas a la terminal de trasatlánticos ya trabajó con las máximas medidas de protección, empezando por ir ataviado con un mono especial similar al empleado por los sanitarios en casos graves.

Desde el gremio vigués de prácticos han querido agradecer la solidaridad recibida en las últimas horas a través de redes sociales por su peligrosa intervención en el caso de este buque. Rechazan que se les puedan considerar unos "héroes" pero sí reclaman como prioritaria su vacunación. En Linkedlin, Juan Graña Iglesias, directivo de la corporación viguesa, justifica con estas reflexiones la demanda compartida por todos los prácticos españoles: "No sé si algún día se darán cuenta que sin vacunar somos un eslabón débil en la cadena. Se trata de proteger a la población de la entrada de nuevas cepas más agresivas, no quiero leer en la prensa que un Práctico ha sido el supercontagiador de la cepa XXX que cogió en un barco".

Compartir el artículo

stats