Los desplazamientos masivos para los cribados o la vacunación han puesto a prueba este último año la capacidad de estrés de los principales accesos por carretera de Vigo. Después de que el pasado viernes colapsase por culpa del tráfico el entorno del Meixoeiro por culpa de las compras del Día de la Madre y la afluencia de personas al hospital para realizar test de coronavirus, este martes ha sido el turno para el cinturón sur de la ciudad. Los atascos, provocados por los trabajos de mantenimiento del viaducto del río Eifonso y por la vacunación masiva en el Ifevi, se han producido en dos puntos diferentes: en la intersección de la VG-20 con la AG-57 (sentido Porriño-Pontevedra) y unos kilómetros más adelante, en la AP-9 cerca de la salida a Peinador (sentido Pontevedra). Por momentos se juntaron más de 6 kilómetros de colas de vehículos que avanzaban muy lentamente. Conductores atrapados por ambas caravanas relatan que necesitaron a primera hora de este martes 35 minutos para cubrir un trayecto que habitualmente recorren en 5 minutos.

Los dos puntos de los atascos en la autopista de Vigo Google Maps

El primero de los colapsos lo produjeron las labores de mantenimiento del puente sobre el río Eifonso. Las obras obligaron a cortar uno de los carriles y se produjo un importante embotellamiento debido a la importante afluencia de conductores que venían tanto de Vigo por la VG-20 como del Val Miñor por la AG-57. Después de superar esas retenciones, muchos conductores tuvieron que volver a pisar el freno un poco más adelante. Este martes comenzó en el Ifevi otra ronda de vacunación masiva. El área sanitaria de Vigo ha citado para inmunizarse esta semana a 50.000 personas. Este hecho ha derivado en importantes colas para acceder al entorno del aeropuerto y del recinto ferial desde la AP-9, sobre todo en sentido Pontevedra. Sin embargo, en el otro sentido de la marcha no se registraron atascos a primera hora.

El embotellamiento en la intersección de la VG-20 y la AG-57 J. C.