Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los aeropuertos mueven ficha para reforzar sus parrillas

Pasajeros en el aeropuerto de Peinador.

Pasajeros en el aeropuerto de Peinador.

Durante lo peor de la pandemia, el COVID zarandeó las parrillas de los aeropuertos de España –grandes, medianos y pequeños– hasta dejarlos esquilmados de vuelos, igual que árboles de hoja caduca en pleno invierno. Peinador no fue una excepción. A principios de año aún aunaba solo tres rutasMadrid, Tenerife y Las Palmas–, parca oferta que se ha enriquecido con Barcelona y engordará en verano con nuevos enlaces que reforzarán, de manera especial, las conexiones insular. Anticipándose ya al escenario “post COVID” o al menos a uno en el que aumente la demanda y se flexibilice las normas que rigen la movilidad, diferentes aeropuertos españoles han activado concursos para captar y fijar destinos. A lo largo de los últimos meses diferentes instituciones –locales, autonómicas, centradas en la promoción turística...– repartidas por el país han descongelado sus políticas aeroportuarias en clave de futuro.

El Principado de Asturias, por ejemplo, a través de la Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural, convocó el año pasado un concurso público de 3,4 millones para garantizar “la conectividad aérea” con Andalucía y Valencia. El contrato se planteaba para varios años, hasta 2024. A finales de septiembre de 2020 se hacía público que la compañía seleccionada era Volotea.

En agosto de 2020 el aeropuerto de Hondarribia (San Sebastián) incorporaba dos vuelos estivales con Mallorca y Málaga enmarcados en el acuerdo de promoción alcanzado entre Iberia y Ortzibia, la sociedad promotora del aeropuerto. Meses más tarde, en octubre, se difundía un convenio para reforzar la conectividad de Alvedro con Madrid-Barajas. El acuerdo implicaba a Iberia, el Consorcio de Turismo y la Cámara de Comercio. El importe total alcanzaba los 200.000 euros: 150.000 salían de las arcas del Consistorio herculino y el resto lo aportaba la entidad empresarial.

claves destacadas

1 Política de captación

Instituciones de diferentes puntos de España activan iniciativas para captar o fijar vuelos y reforzar su conectividad.

2 Escenario “post COVID”

Los convenios buscan reforzar rutas clave, como la de Barajas, o engordar la parrilla aeroportuaria en un horizonte de varios años.

3 El impacto del virus

En Vigo la pandemia obligó a cancelar el concurso de 2020 para Londres, Mallorca e Ibiza y llevó a Air Nostrum a anular su operativa.


A mediados de diciembre de 2020 era la Generalitat Valenciana la que anunciaba una “campaña de posicionamiento en el mercado nacional para captar una nueva ruta doméstica”. Su objetivo era ganar un enlace estival durante tres años con Andalucía, Castilla-León, Galicia o Asturias. En febrero desde el Ejecutivo valenciano se hacían eco de que la sociedad pública Aerocas había recibido la oferta de una única aerolínea: Air Nostrum. El presupuesto de licitación para tres años y sumaba 800.000 euros.

Otro de los movimientos registrados en los últimos compases de 2020 fue protagonizado por Ryanair y el aeropuerto de Vitoria. La sociedad VIA adjudicaba por 4,8 millones un contrato que garantizaba la presencia de la low cost en el aeródromo alavés durante cuatro años más, hasta 2025. En total sumaría seis conexiones, con novedades como una ruta con la terminal de Charleroi, en Bélgica. La sociedad VIA –en la que se integran la Diputación, el Ayuntamiento y el Gobierno vasco– divulgaba la noticia a mediados de diciembre.

Vigo tenía un concurso de rutas en el disparadero justo cuando la pandemia obligó a limitar la movilidad y enturbió el mercado aeroportuario. Hace justo un año, en mayo de 2020, el Concello anunciaba la cancelación de un concurso de casi tres millones de euros con el que pretendía captar vuelos con Londres, Mallorca e Ibiza.

No fue el único varapalo que el COVID-19 asestó a la política aeroportuaria de Peinador. Meses más tarde Air Nostrum anunciaba su decisión de suspender sine die su operativa en Vigo por “la inestabilidad del mercado” generada por la pandemia. Entre las rutas que suspendió la compañía figuraban Valencia, París y Sevilla, las tres conveniadas con el Concello. Las conexiones formaban parte de un convenio de 3,36 millones suscrito en 2018 con la administración municipal y que contemplaba una programación que se extendía entre ese mismo año y 2020. Una parte quedaría aún pendiente de ejecutar.

Compartir el artículo

stats