Las manifestaciones por el 1 de mayo volvieron a Vigo. Tras la suspensión de las reivindicaciones el año pasado debido a la pandemia de COVID, los sindicatos volvieron a las calles de las ciudades gallegas para protestar por la situación actual, para pedir la derogación de las reformas laboral y de pensiones o para la subida del salario mínimo interprofesional, entre otras reclamaciones.

En Vigo las marchas comenzaron a las 11.00 horas, con la convocada por los llamados sindicatos alternativos (entre ellos la CUT y CGT) y prosiguió con las salidas de CC OO y UGT media hora más tarde y con la de la CIG, desde A Dobrada, pasadas la media mañana. En ellas participaron más de 2.000 personas, unas 1.200 según datos de la Policía Local.

La mañana transcurrió con cierta normalidad, con una menor cantidad de asistentes debido a la pandemia y pese a que se intentó en todo momento respetar el distanciamiento social y las demás medidas contra el COVID. Aunque la tranquilidad se rompióa a la altura de la Farola de Urzáiz. Allí un grupo de trabajadores del metal se enzarzó a gritos con los diferentes sindicatos, interrumpiendo las marchas y elevando la tensión de la jornada.

36

Así fue la manifestación del Primero de Mayo en Vigo. Ricardo Grobas

Al grito de "Convenio del metal, traición sindical", el grupo de medio centenar de empleados del sector del metal aprovecharon el Día del Trabajo para exponer sus diferencias con los sindicatos UGT, CC OO y la CIG. Protestan tras el resultado de las negociaciones con la parte empresarial (Asime, Atra e Instalectra) y la firma del nuevo convenio con UGT y CC OO, pero no con la CIG, que se negó a rubricarlo. Sin embargo, el grupo de manifestantes no hizo diferencias e interrumpió la marcha de los tres sindicatos, encarándose con sus líderes.

En la cita de hoy también se reunió personal del sector naval, entre ellos trabajadores de Vulcano tras conocerse ayer la noticia de la retirada de la concesión del Puerto de Vigo al astillero.