Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tráfico en Vigo: los peligrosos y casi extinguidos cruces a la izquierda

Cruce en el que tuvo lugar ayer el grave accidente entre una moto y un turismo.

Cruce en el que tuvo lugar ayer el grave accidente entre una moto y un turismo. Policía Local

El accidente ocurrido la pasada noche en la avenida de Beiramar y en el que resultó herido grave un motorista tras colisionar con un turismo ha vuelto a poner sobre la mesa la peligrosidad de algunos cruces de Vigo. Se trata, como fue el caso de ayer, de aquellos donde los conductores deben girar a la izquierda invadiendo el sentido contrario de circulación sin que un semáforo regule esta maniobra.

Encontrar un cruce de este tipo en Vigo es cada vez más difícil. Hace ya más de una década que la Concejalía de Tráfico se propuso ir acabando con todos ellos debido a la peligrosidad que suponen. Ya fuera con rotondas, semáforos o simplemente con señales de prohibido, han ido desapareciendo poco a poco. Camelias, Travesía de Vigo, Venezuela o la mismísima Gran Vía son algunos de los muchos ejemplos en los que se han erradicado para reducir al máximo el riesgo de accidente. Beiramar es un vial de la Autoridad Portuaria, por lo que -aseguran fuentes municipales- cualquier cambio en su regulación sería competencia del Puerto. Desde esta institución esperarán a las conclusiones de la investigación policial para valorar "posibles cambios".

6

Herido un motorista en un accidente en Beiramar V.C.

Otros accidentes graves

El grave siniestro ocurrido ayer en Beiramar, donde existe todavía un cruce a la izquierda con STOP pero sin semáforo que obliga a invadir dos carriles de circulación contrarios para llegar a la calle Jacinto Benavente no es el primero parecido que ocurre en este entorno. En 2008, unos metros más adelante, en la intersección con Severo Ochoa, existía una intersección similar. Aunque regulada entonces por semáforo, un fatídico accidente llevó incluso a que se prohibiera este giro a la izquierda.

Años más tarde, en 2013, ocurrió otro similar, también con un motorista y un turismo implicados, en el cruce a la altura de la estación de servicio en el que ocurrió ayer el accidente.

Cruce de Beiramar en el que se prohibió el giro a la izquierda tras un grave accidente en 2008

En 2018, en otro cruce conflictivo con características similares en Pi y Margall, ocurrió otro trágico suceso: falleció un motorista en una colisión con otro turismo que venía de frente y que había girado a la izquierda hacia la calle Chile. En este caso, aunque había un semáforo, el que regulaba el giro estaba en ámbar y el otro, en sentido contrario y por el que circulaba el motorista, en verde. Desde entonces, ambos se han puesto en ámbar intermitente para advertir a unos y otros conductores del peligro de esta intersección.

Otros cruces de este tipo que obligan a girar a la izquierda invadiendo un carril contrario sin semáforos en rojo o verde que regulen la maniobra simplemente se han suprimido. Es el caso, por ejemplo, del que había desde Camelias en dirección centro para ir hacia la calle Chile. Desde la creación del carril-bici se prohibió esta maniobra y se reforzó la seguridad durante todo el recorrido ciclista.

¿Por qué son peligrosos?

Cruce a la izquierda sin semáforo en el que se invaden dos carriles de circulación en sentido contrario en el que ocurrió ayer un grave accidente

El mero hecho de tener que invadir uno o varios carriles contrarios de circulación supone ya un peligro para la seguridad vial. Por eso en muchos casos se ha optado por regular los giros con semáforo. En otros cruces simplemente se ha prohibido la maniobra, como en Gran Vía, y la alternativa es ir hasta la siguiente rotonda para hacer un cambio de sentido (turboglorieta con Islas Baleares, por ejemplo).

El que haya solo un STOP (como en el caso de Beiramar), un ceda al paso o un semáforo en ámbar puede complicar la maniobra, ya que son los conductores los que deben decidir el momento idóneo para atravesar uno o varios carriles de circulación que vienen en sentido contrario. Es por ello que, en la medida de lo posible, en Vigo se han ido eliminando este tipo de intersecciones, ya casi extinguidas.

Compartir el artículo

stats