Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

COVID-19 EN VIGO

Investigan si los contagios del buque confinado en Bouzas son de la variante india

El buque “Prometheus Leader”, con varios positivos entre su tripulación.

El buque “Prometheus Leader”, con varios positivos entre su tripulación. FdV

El buque Prometheus Leader perteneciente a la naviera NYK está atracado y aislado en la terminal de Bouzas después de que se detectaran al menos cinco positivos entre su tripulación. Dos de ellos se encuentran ingresados en el hospital Vithas Fátima aunque no presentan complicaciones. El resto de los tripulantes están confinados en el barco a la espera de que se vayan confirmando los resultados. Fuentes sanitarias aseguran que todo apunta a que el número de positivos sea mayor.

El barco, con bandera de Singapur, procedía de Gran Bretaña y más de la mitad de sus 22 integrantes son de origen indio, lo que ha puesto en alerta al área sanitaria de Vigo por si alguno de los casos pertenece a la variante de ese país. El laboratorio de Vithas ya ha enviado las muestras al servicio de Microbiología del Álvaro Cunqueiro para su secuenciación y se espera que a lo largo del día de hoy se determine el tipo de variante, aunque ya se ha descartado la británica, que es la mayoritaria en Galicia. Hay que señalar no obstante que la situación está controlada y Sanidad Exterior inmediatamente procedió al aislamiento del buque.

Este Ro-Ro de 190 metros de eslora es uno de los habituales en la terminal viguesa asignados a las rutas de exportación al norte de Europa de los vehículos de PSA, entre otras marcas. Cuando arribó en el mediodía del pasado martes a Bouzas procedía del puerto británico de Southampton, y fue allí de donde se sospecha que uno de sus tripulantes comenzó a enfermar. Al mostrar síntomas compatibles con los del COVID, fuentes portuarias aseguran que al poco de amarrar el Prometheus Leader condujeron al marinero a un hospital de la ciudad.

La confirmación del contagio se produjo al cabo de unas horas, momento a partir del cual, además de suspender la operación de carga, se decretó el confinamiento del buque. Al trascender la inmovilidad del Ro-Ro de NYK, por la terminal viguesa se extendió el temor a que permaneciese atracado durante los 14 días preceptivos que obliga su confinamiento. Porque de ser así ocuparía un importante tramo en la ya justa línea de atraque con calado suficiente para buques de gran porte que ofrece Vigo. Finalmente fue trasladado a la terminal de transatlánticos.

Compartir el artículo

stats