Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto del túnel de Beiramar sale del cajón

Recreación de Beiramar sin tráfico en superficie.

No al tren de Bouzas, sí al soterramiento del tráfico en Beiramar. El Concello ha decidido sacar del cajón e insuflar oxígeno a uno de los proyectos que mayor impacto tendría sobre la fachada marítima del casco urbano: el túnel que permitiría canalizar bajo tierra el intenso flujo de vehículos que circula a diario por el entorno de Orillamar, entre el centro de Vigo, la calle Coruña y Bouzas, y ganar un amplio espacio peatonal en superficie.

La propuesta lleva más de una década sobre la mesa sin que hasta la fecha se haya dado un paso firme que le permita ir más allá del papel. Tras recordar que ya había planteado el subterráneo durante su etapa como presidente de la Autoridad Portuaria y que en 2009 –con Emilio Pérez Touriño al frente de la Xunta– llegó a sacarse a exposición pública, el alcalde, Abel Caballero, acusó ayer al Ejecutivo de Feijóo de paralizar el proyecto.

“Lo borró del mapa. Feijóo decía que Vigo no puede tener un paseo tan bueno como este”, censuró Caballero antes de recordar que el Ejecutivo autonómico sí se ha implicado en un proyecto similar en A Coruña, el túnel do Parrote. Para reactivar la propuesta, el alcalde avanzó su intención de enviar el proyecto a la Xunta, el Gobierno central y la Unión Europa. “Hago la propuesta formal”, reivindicó.

En mente, el Concello tendría estructurar la actuación en dos fases escalonadas: una primera, que abarcaría desde O Berbés a la Plaza de la Industria Conservera, en la confluencia con la calle Coruña; y una etapa posterior en la que la infraestructura se prolongaría hasta Bouzas. Recuperando el planteamiento de 2009, Caballero recalcó además que el túnel deberá contar con dos carriles por sentido y un espacio para estacionamiento. La inversión necesaria, abogó, la afrontarían la administración central y la Xunta.

“Resolverá los problemas de circulación del puerto, proporcionará aparcamiento y una zona paseable”, abogó el primer edil, quien ha rescatado las infografías editadas hace años para mostrar cómo sería la estructura interna del subterráneo y el aspecto que tendría la superficie en O Berbés. En las imágenes se aprecia, por ejemplo, un amplia franja ajardinada en Beiramar, además de un paseo peatonal.

El túnel de Beiramar no es la única infraestructura de calado a la que se ha referido el alcalde, quien ayer se reafirmó en su rechazo frontal y tajante a la conexión ferroviaria con Bouzas planteada por la Autoridad Portuaria. “Es un inmenso y nuevo error de Feijóo contra Vigo. Rompe la Gran Vía, una parte entera de la zona del Lagares, Coia, Alcabre, Sotavento...”, censuró.

El primer edil argumentó incluso que el enlace ferroviario no sería bien recibido ni siquiera por la propia industria de la automoción, el sector que –alegan los defensores de la infraestructura– se beneficiaría directamente de su servicio. “Citroën no quiere el tren de Bouzas, no lo quiere la automoción porque no lo necesita para nada, va a ocupar espacio que necesita en Bouzas para los coches”, zanjó.

Infografía que muestra el proyecto original y cómo planteaba el interior y la distribución del túnel. Fdv

“Es para importar coches. ¿Vamos a llevar un tren a Bouzas para hacer la competencia a la automoción de Vigo? ¿Es eso lo que quiere el Puerto? ¿Meterle competencia a la automoción de Vigo desde el norte de África y restarle un espacio a Citroën que necesita para sus coches?”, cuestionó Caballero, quien ha asegurado que el proyecto ha cosechado una oposición frontal: “Vigo no lo necesita, ni la ciudad ni el Puerto. Es un inmenso error de Feijóo. Citroën no lo quiere, no lo quiere la automoción porque no lo necesita, no lo quiere la ciudad porque la rompe y no lo quiere el Gobierno de España”.

“La obra que Vigo y el Puerto necesitan es el túnel. Resolverá el problema de circulación para el puerto, coordinará bien con la circulación en la ciudad y proporcionará aparcamiento en superficie y una zona peatonal”, zanjó Caballero. La clave, abundó, pasa por Guixar: “Vigo no quiere tren a Bouzas, quiere el tren a Guixar que ya tiene y que hay que conectar a la salida sur”.

Compartir el artículo

stats