Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demora para una residencia pública es de 550 días y el Concello alerta de desvíos a 150 km

El Complejo Residencial de Personas de Atención a Personas Dependientes (CRAPD) Vigo

El Complejo Residencial de Personas de Atención a Personas Dependientes (CRAPD) Vigo Marta G. Brea

Para atender al paulatino envejecimiento de la población, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las sociedades cuenten con, al menos, cinco plazas de residencia por cada cien mayores de 64 años. Para los 67.367 registrados en 2020 en la ciudad de Vigo –según el Instituto Galego de Estadística–, hay algo más de 1.650 camas en 21 centros.

En la ciudad solo hay una plaza sufragada por la Xunta por cada cien mayores de 65 años | La provincia es la tercera española por la cola en oferta | El Comité de Bioética advirtió de la necesidad de evitar la deslocalización

Es decir, que solo alcanza la mitad del mínimo recomendado: 2,4 puestos por cien potenciales usuarios. La situación es peor si nos centramos en la oferta pública o concertada: no hay más que uno por cada cien. Así, según asegura la Consellería de Política Social, la demora media para acceder a una de estas últimas es de año y medio. A los que no pueden esperar estos plazos se les envía a otros lugares de la comunidad. Algunos, a más de 150 kilómetros. Desde el Concello de Vigo alertan de que cada vez les llegan más de estos casos.

La provincia de Pontevedra es una de las españolas con peor ratio de oferta de geriátricos por potencial demanda. Según el último boletín de estadísticas sobre residencias elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dentro de la plataforma Envejecimiento en red, es la tercera por la cola con 2,3 plazas residenciales por cada cien mayores de 65 años –datos de septiembre de 2020–. Un nivel muy similar al de la ciudad, donde hay ya 15.157 mayores de 65 años que viven solos y alrededor de 12.000 que superan los 80.

En el municipio olívico hay 604 plazas en residencias de la Xunta destinadas a mayores: 306 en el Complejo Residencial de Atención a Personas Dependientes (CRAPD) Vigo I, 148 en el CRAPD Vigo II y 150 en la de Bembrive –gestionada por el grupo DomusVi–. Política Social asevera que están todas ocupadas. Además, hay otras 70 concertadas en centros privados. La Consellería cifra en 181 los mayores de Vigo que están esperando por una residencia en la ciudad y estima en año y medio la espera para entrar. Suben a 214 con los 33 que aguardan por una de las 240 plazas para personas con discapacidad.

“Creemos que hay cierto abuso porque es algo que no está regulado y es más discrecional”

decoration

El presidente de la Sociedad Galega de Xerontoloxía e Xeriatría, Miguel Ángel Vázquez, cuestiona el plazo de demora que indican desde la Xunta. Explica no es una lista de espera como la sanitaria, sino que al haber tanta escasez hay muchos ingresos autorizados por “prioridad social” y que se saltan la baremación. “Creemos que hay cierto abuso porque es algo que no está regulado y es más discrecional”, indica.

A esta espera, además, hay que añadirle el tiempo de tramitación de la dependencia, previo a la asignación de un recurso. Según el dictamen de febrero del Observatorio de la Dependencia de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España, en Galicia ya supera el año, con 365 días.

A las familias y usuarios que no pueden esperar tanto y no pueden pagar una plaza en un geriátrico privado del área –con precios de entre 1.500 y 2.500 euros al mes–, no les queda más remedio que solicitar el acceso a una cama pública en cualquier punto de la comunidad. Son los que se conocen como casos urgentes y no están incluidos en la lista de espera de 240 usuarios mencionada anteriormente. Como toda la provincia está en una situación similar de déficit de plazas y la de A Coruña no está mucho mejor –con un ratio de 2,5 por cien mayores, en el séptimo puesto por la cola entre las provincias españolas–, se desvían a centros de Lugo y Ourense, a más de 150 cien kilómetros.

Como el caso de la viguesa Iria Álvarez y su abuela Carmen, de 90 años, a la que le asignaron la residencia DomusVi en Monforte. “Hay muchas Irias en Vigo”, aseguran desde el Concello. “Vemos un empeoramiento generalizado por la pirámide poblacional y el estancamiento en el número de plazas públicas en la ciudad "

  • “Me privan de mi abuela al final de su vida”

    A Carmen, de 90 años, le asignaron residencia en Monforte, a 140 kilómetros de Vigo. Ahora está a la espera de otra plaza: su nieta Iria teme que la alejen de nuevo de ella

DATOS

Oferta: 674 camas con fondos públicos 

Son 604 plazas públicas para mayores en dos centros de la Xunta y un tercero gestionado por Domusvi. Otras 70 son concertadas. 

Potencial demanda: 67.367 mayores 

Esta es la cifra de vigueses que superan los 64 años. De ellos, 15.157 viven solos y alrededor de 12.000 superan los 80.

El Consello de Bioética de Galicia ya instó a la Xunta a no enviar a los mayores lejos de casa en 2018, con su informe “Ética, vulnerabilidad y ancianidad”. Ilustró la situación con casos como el de Mercedes, que falleció sola, a 160 kilómetros de su residencia en Moaña y algo más de la de su hija, en Vigo, que con bajos ingresos y dos niños a s cargo no logró llegar a tiempo para despedirse.

Recomendó “minimizar la deslocalización” ingresando a las personas en centros de su entorno y si es lejano por la urgencia, “gestionar el acercamiento lo antes posible”.

El geriatra Miguel Ángel Vázquez reprocha que esta práctica supone “un desarraigo que no entra dentro de los objetivos de los servicios sociales”.

Dos de cada tres camas son privadas y las empresas habilitan 450 más en dos años

Hay demanda y la oferta es escasa. Una situación que la iniciativa privada desaprovecha. Ya aglutina casi dos de cada tres plazas residenciales para mayores –unas 1.050 de 1.650–. Y en dos años se prevé que se incorporen 450 más. Entre ellas, las 140 de la residencia Clece Vitam Pardo Bazán, en Sárdoma, que abrió sus puertas el pasado lunes. También la treintena del grupo Bodia en Boullosa Pardo de Vera, que retrasó su apertura por el COVID. DomusVi aportará otras 155 en la calle Pino y Avantespacia proyecta 125 en Tomás Alonso.

  • Las residencias de mayores, sobre todo privadas en Galicia

    El sector privado cubre la demanda de residencias de mayores con el 80% de plaza

Desde el Concello reprochan que “ hace 11 años que el Gobierno de Feijóo no construye en Vigo ni una sola”. “La Xunta abandonó a los mayores de Vigo y no les facilita a los que lo necesiten residencias o pisos preparados para ellos”, destaca el alcalde, Abel Caballero.

El exconselleiro de Política Social José Manuel Rey Varela ya había prometido que se finalizaría la de la ETEA en 2020. En la actualidad, se está redactando el proyecto básico. La construirá la Fundación Amancio Ortega con 140 plazas. El Concello, que prefiere una ubicación menos aislada, ofreció a la Xunta en 2019 tres parcelas en el centro de Teis para un centro. Critica el “desprecio” de no haber recibido respuesta nunca.

Compartir el artículo

stats