Cuando están a punto de cumplirse 19 años de la desaparición y muerte criminal de la joven Déborah Fernández-Cervera, el Juzgado número 2 de Tui ha citado a varios testigos y autorizado el peritaje del ordenador de la viguesa. La comparecencia de estas cuatro personas "de vital importancia" será este viernes, a las 9 horas. Según apunta la familia de la joven, "muchos de ellos ya declararon en sede policial, pero la multitud de contradicciones entre esas mismas personas y el principal sospechoso" estaría tras estas nuevas declaraciones.

"La palabra asesinato cobra especial relevancia ahora, tras casi 19 años de instrucción y cuando falta apenas un año para la prescripción del delito. Hablamos de un acto atroz. De un crimen. De un asesinato", claman los familiares, que lamentan la "lentitud en el procedimiento".

Además de estas comparecencias, el juzgado ha autorizado el peritaje y análisis del ordenador de Déborah, del que se encargará la empresa Lazarus Tecnologic, la misma que recuperó los datos del móvil de Diana Quer. Los abogados de la familia solicitaron este estudio en septiembre del pasado 2020.

Pese a que la familia solicitó hace casi dos meses la exhumación del cadáver, la jueza aún no lo autorizado. Además, ha denegado la comparecencia como perito del experto Aitor Curiel, el criminólogo y médico forense que elaboró el reciente informe en el que se descarta la muerte súbita y se apunta que Déborah falleció por causas violentas, por una asfixia por sofocación. Esta pericial fue entregada al juzgado por el equipo legal que representa a la familia de la víctima.

El caso se reabrió en 2019 y prescribirá en 2022. Déborah desapareció el 30 de abril de 2002 cuando regresaba de Samil. Diez días después, su cadáver apareció desnudo en una cuneta de O Rosal, a más de 40 kilómetros de Vigo.

Clamor social en las redes: #JusticiaParaDéborah

La familia distribuye a través de internet dos carteles con la foto de Déborah para que la gente la suba a sus redes sociales y la mantenga durante los próximos días, especialmente el día del fatal aniversario a modo de homenaje. “Nos encantaría que el 30 de abril todo el que quiera apoyar la causa ponga esa imagen en su perfil. Tan solo quedan 365 días de lucha y necesitamos más apoyo que nunca”, anima la familia.