"El tiempo no debería cambiar la responsabilidad de una muerte, nunca. Por eso necesito unirme a tu familia para suplicar que les escuchen, que la justicia debería ser un pilar de la sociedad, no puede abandonarnos y dejarnos a todos con la certeza de su falta de voluntad. Por favor, peleen, investiguen, busquen bajo las piedras, pero intenten hacer su cometido, que es, ni más ni menos, que el hacer justicia.

Justicia para ti. Justicia para Déborah. Que el tiempo no nos pare!

Te quiero"

Una amiga de Déborah compartió ayer en internet una carta que le dirige a la joven. Un emotivo texto del que se extraen estos párrafos y que se puede leer en las páginas de Facebook e Instagram “Justicia para Déborah” en un momento clave, ya que están a punto de cumplirse 19 años de este caso de desaparición y muerte criminal que sigue sin ser resuelto pese a su reapertura judicial en 2019. El aniversario es la próxima semana, concretamente el 30 de abril, y las redes sociales se han convertido en los últimos días en un verdadero clamor en apoyo a la familia de la víctima exigiendo que de una vez por todas se den pasos firmes para esclarecer lo qué le ocurrió a la joven y quién es el culpable. Porque ahora sí que el tiempo empieza a agotarse: ya solo queda un año antes de que la causa judicial prescriba.

El cartel con la foto de Déborah distribuido ayer en redes sociales. FdV

El recuerdo de Déborah estará sin duda muy vivo este 30 de abril. La familia distribuyó ayer en las redes sociales dos carteles con la foto de la fallecida para que la gente la suba a sus perfiles de redes sociales y la tenga durante los próximos días y especialmente durante la jornada del aniversario a modo de homenaje. “Tan solo queda un año para saber qué ha pasado y la justicia sigue sin reaccionar”, afirman. Junto a la imagen de Déborah, en uno de los carteles se puede leer: “Asesinada en Vigo en 2002. ¿Justicia donde estás? #Justiciaparadeborah” En el otro hay un texto más amplio en el que recuerdan que “llevamos 19 años esperando saber la verdad”. El objetivo es viralizar este mensaje.

No será la única forma en que se recuerde a la joven. Personas allegadas a ella también tienen la intención de llevar flores al cementerio vigués donde reposan sus restos mortales, una iniciativa surgida de forma espontánea y con la que también se quiere mostrar un contundente respaldo a la familia en su infatigable lucha por saber la verdad. Déborah desapareció el 30 de abril de 2002 cuando regresaba de Samil y su cuerpo desnudo apareció 10 días después en O Rosal, a más de 40 kilómetros de Vigo.

La jueza rechaza citar como perito al experto que certifica la muerte homicida

Mañana habrá una nueva jornada de declaración de testigos en el juzgado del caso Déborah, el Instrucción 2 de Tui. Pero pese a haberse pedido oficialmente por la familia hace casi dos meses, la jueza todavía no ha autorizado la exhumación del cadáver de la joven, una prueba que se ve fundamental de cara a buscar posibles pistas y que cuenta con el respaldo del Imelga de Vigo. Lo que acaba de denegar la magistrada es la comparecencia como perito del experto Aitor Curiel, el criminólogo y médico forense que elaboró el reciente informe en el que se descarta la muerte súbita y se apunta que Déborah falleció por causas violentas, por una asfixia por sofocación. Esta pericial fue entregada al juzgado por el equipo legal que representa a la familia de la víctima.