Ajetreada para los vehículos estacionados en las calles. Según informa la Policía Local, un vecino de Vigo fue detenido durante esta madrugada tras romper los retrovisores de tres vehículos estacionados en la calle Padre Seixas en el barrio de Coia.

Los hechos ocurrieron pasadas las 23 horas, cuando tres coches aparcados en el entorno del Parque de A Bouza sufrieron desperfectos en sus retrovisores.

Los agentes pudieron localizar a un varón que encajaba con la descripción y que se encontraba totalmente ebrio y sin documentación encima. Tras ser trasladado a la comisaría y presentar diversos cargos por los hechos, incluido saltarse el toque de queda, quedó en libertad.

Sin embargo, nada más salir del edificio volcó un contenedor en medio de la vía pública. Tras ser reprendido por los policías, lo colocó de nuevo en su lugar y emprendió su camino de vuelta a casa.

Otras cuatro lunas rotas en Calle Filipinas

También en la calle Filipinas varios vehículos resultaron dañados. En este caso fueron cuatro los coches que amanecieron con las lunas rotas, aunque la policía no pudo localizar a ningún culpable por el momento.

La "picaresca" de los bares en su primera noche de cenas

Además, varios bares y cafeterías prorrogaron su hora de cierre de manera irregular en la primera noche con cenas desde octubre. Las distintas patrullas comprobaron que algunos locales sin la licencia correspondiente seguían abiertos alegando que "también servían cenas", intentando acogerse a las condiciones del DOG. Sin embargo, solamente fueron apercibidos oralmente.