Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ro-Ro del futuro pone rumbo a Vigo

Botadura del buque en los astilleros Jiangnan de Shanghai el pasado lunes.

Botadura del buque en los astilleros Jiangnan de Shanghai el pasado lunes.

El próximo otoño comenzará a operar en el Puerto vigués uno de los buques de carga rodada más modernos y respetuosos con el medio ambiente del mundo. Se trata de un Ro-Ro de la naviera noruega UECC (United European Car Carriers) botado esta misma semana en los astilleros de Jiangnan, en Shanghai –el primero de una serie de tres unidades–, que en su propulsión combina el gas natural licuado y baterías eléctricas.

Rutas

Los barcos de UECC se irán incorporando progresivamente a las rutas que tocan Bouzas. En estos momentos, además de la nueva construcción, hay dos Ro-Ro más tomando forma y que estarían operativos ya en 2022. El Puerto, junto a Reganosa, está trabajando en diseñar las infraestructuras necesarias para poder dar servicio de suministro a estos buques. Precisamente con ese objetivo se lleva trabajando intensamente en el último año.

Huella de carbono

Más del 70% de la huella de carbono del Puerto la producen las emisiones de los barcos. Por ello, todos los esfuerzos en reducir la huella de carbono de los buques va a ser importante en la disminución de la contaminación generada en los muelles. En este caso ofrece más ventajas, ya que estos barcos son híbridos eléctricos-gas y durante su estancia en el Puerto funcionarán con los motores eléctricos, por lo que producirán cero emisiones y su estancia será completamente “verde”. La reducción de ruidos será también considerable.

Autopista del mar

Por dar un dato: si tanto los buques de UECC como los de la Autopista del Mar pasaran a Gas Natural Licuado o a conexión eléctrica, la reducción de las emisiones totales de todos los buques sería superior a un 20%, porcentaje que alcanzaría incluso el 45% en la terminal de Bouzas. En la práctica, se traduciría en una disminución de casi cuatro millones de toneladas de CO2. La mejora acerca además a Bouzas al objetivo de convertirse en una terminal verde con cero emisiones, una meta alineada a su vez con la aspiración del Puerto de alcanzar emisiones nulas en 2030.

GNL

El Puerto de Vigo se ha fijado como objetivo convertirse en uno de los muelles de la cornisa Atlántica que dé suministro de GNL y electricidad. Entre sus líneas de actuación encaminadas a reducir su huella medioambiental destaca la estrategia de Crecimiento Azul que Praza da Estrela lidera desde hace cerca de un lustro. La meta de convertir la Autopista del Mar en verde ya se fijó, de hecho, hace años.

Compartir el artículo

stats