Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tarea pendiente de regenerar Beiramar: reto “estratégico” ya en el PXOM de 2008

Nave en la Avenida de Beiramar en estado ruinoso

Nave en la Avenida de Beiramar en estado ruinoso Alba Villar

El plan caído en 2015 lo cita entre los ámbitos “más degradados” de Vigo y contempla un uso residencial en el entorno | El documento se apoya en el pactado por PP y BNG

Vigo tiene una cuenta pendiente desde hace décadas con su frente litoral, una franja situada en un lugar estratégico de la ciudad y que languidece trufada de naves ruinosas. Ya en 2006 el proyecto del Plan Xeral pactado por BNG y PP –con Corina Porro al frente del Concello– ponía el foco en la degradación de la franja litoral y, en concreto, el grave deterioro de Beiramar. Aquel PXOM se frenó en seco con la llegada de Abel Caballero a Praza do Rei en 2007, pero su filosofía en lo que atañe a la necesidad de recuperar el frente se mantuvo sin modificaciones en el que sería su sucesor, el conocido como Plan Xeral de 2008. Lo reconocen desde la formación popular, que –aunque en 2007 votó en contra del plan presentado por el PSOE– recalca que su propuesta anterior, de la época de Porro, ya incidía en la importancia de “recuperar” y “regenerar” el frente. A través del diseño del PXOM –la hoja de ruta del urbanismo local–, PSOE, PP y BNG han defendido así la reforma de una zona de Vigo tan privilegiada por su ubicación como degradada por el abandono, marcada por miles de metros cuadrados de naves ruinosas, marginal y cuya recuperación reclaman con fuerza los propios vecinos, hartos de que un deterioro que se agrava poco a poco.

¿Y qué dice el PXOM de 2008 sobre la fachada portuaria? De entrada cita a Beiramar como una de las “piezas más degradadas” del entramado urbano –junto a otras, como el Casco Vello–, por lo que la cita entre sus “objetivos estratégicos”. El entorno de Orillamar protagoniza de hecho una Ordenación Detallada centrada en un área de 59.455 metros cuadrados (m2) –comprendidos entre Jacinto Benavente y Marqués de Valterra y que se extiende de Casa Mar a la calle Coruña– en el que identifica una superficie total edificable de 115.343 m2 y especifica además un uso residencial. Desde el departamento de Urbanismo confirman, de hecho, que las parcelas de Jacinto Benavente contemplaban ese mismo uso.

El Concello –en plena tramitación del nuevo PXOM– recupera ahora la idea de regenerar el frente marítimo, con cambio de parte del uso pero un planteamiento distinto sobre la mesa: la rebaja de la edificabilidad fijada en 2008 y un importante porcentaje de vivienda protegida. El Consistorio insiste en que una de sus prioridades será preservar el patrimonio industrial.

En el documento de 2008 centrado en los 59.45 m2 de Beiramar se recalca: “Este ámbito de suelo urbano es una de las piezas esenciales de entre las denominadas acciones estratégicas” definidas en el PXOM “con la pretensión de establecer unas nuevas bases de relación entre puerto y ciudad”. Entre los “objetivos” del plan para el ámbito cita “la resolución de los desajustes entre puerto y ciudad”, “la potenciación y transformación del área como centro terciario y residencial” o la generación de espacios libres y zonas verdes.

HUGO BARREIRO | Pincha en en la imagen para ampliar

El documento incide en la necesidad de soterrar el tráfico portuario bajo Beiramar para “recuperar” la franja entre los muelles y la fachada urbana o el objetivo de “relocalizar” industria en el polígono previsto por el PXOM de 2008 en el entorno de Matamá-Valadares.

A lo largo del extenso Plan Xeral del 2008 –tumbado en 2015 por una sentencia del Supremo– no es la única ocasión en la que sus autores se centran en la franja litoral. El plan aborda también la situación de otros puntos del frente marítimo que jugaron un papel decisivo en la historia industrial de Vigo y hoy se suman al mapa de naves vacías y abandonadas. En la ficha de Alfageme, por ejemplo, entre Tomás Alonso y Beiramar, se identifica una superficie total edificable de 42.837 m2, se contempla un uso residencial y terciario y un 23% de edificabilidad residencial para vivienda de protección pública. El objetivo, abunda la ficha: “Contribuir a ordenar la ciudad en toda línea de contacto con el dominio portuario donde se dan usos hoy en día considerados como inadecuados para un desarrollo urbano que confiera calidad de vida a la población”. Otra de las intervenciones planteadas es la rehabilitación del edificio catalogado y destinar unos 2.000 m2 para Museo da Conserva.

42

Casi 150.000 metros muertos en el balcón de Vigo Marta G. Brea | Alba Villar | Pablo Hernández

El PP coincide en la necesidad de afrontar la revitalización del frente marítimo y recuerda que la regeneración ya se recogía en el PXOM de 2006, cuando Porro estaba al frente del Concello. “Fue el que puso sobre la mesa la recuperación del frente marítimo”, recuerda Alfonso Marnotes, portavoz del grupo municipal. El representante popular incide en las competencias de las que dispone el Concello para actuar y acusa al Gobierno local de “falta de gestión”. “Vigo está lleno de ruinas”, censura: “Que las haya en toda la zona de Tomás Alonso y Jacinto Benavente es sintomático de como está el centro”. Su planteamiento para el entorno pasaría por combinar el uso industrial con el comercial y residencial. “Es un tema de ciudad, estratégico”, reivindica Marnotes, quien apela a que se ataje la situación a través de un PXOM que –reclama– debe diseñarse de forma “dialogada”.

Al “debate sosegado, transparente y participativo” del PXOM –con implicación de colectivos y vecinos– anima también el portavoz del BNG en Vigo, Xabier P. Igrexas. En su opinión, la revitalización del frente marítimo es precisamente una de las “cuestiones pendientes” y “más importantes” que deberá abordar el Plan Xeral. Igrexas aboga por “buscar la mejor solución” partiendo de que la fachada marítima “no es un todo homogéneo” y apuesta por un debate ligado al PXOM, atento a la defensa del patrimonio industrial y que escape de las “actuaciones especulativas”.

Recreación de la superficie del túnel de Beiramar reconvertido en paseo

La ampliación del túnel de Beiramar, pieza clave

Almuiña: “Con una infraestructura que limite el flujo portuario podemos tener un problema”

decoration

La revitalización de Beiramar no es la única tarea definida en el PXOM de 2008 y que sigue pendiente más de una década después. El plan tumbado en 2015 por el Supremo señalaba también la importancia del soterramiento del tráfico y el papel clave del túnel de Beiramar. La infraestructura se presentó en 2007, durante el bipartito, como un vial de 1,3 kilómetros y cuatro carriles que permitiría enlazar la rotonda del Berbés con el entorno de la Plaza de la Industria Conservera. Su objetivo: permitir la peatonalización de Beiramar, dinamizar la zona y crear una ronda litoral que aproximase la ciudad al mar. Catorce años después sin embargo el túnel sigue siendo un proyecto en el papel. El alcalde, Abel Caballero, se lo ha reclamado en múltiples ocasiones a la Xunta recordando el apoyo autonómico al túnel do Parrote, en A Coruña. Desde el Puerto, Jesús Vázquez Almuiña, advierte sin embargo en la “diferente” configuración de los muelles herculinos y vigueses y advierte: “El puerto tiene que tener entrada y salida de mercancías y no podemos hacer limitaciones de circulación. Si hacen una infraestructura que limite en un grado importante el flujo portuario podemos tener un problema”.

Compartir el artículo

stats