Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fuga de funcionarios en los juzgados civiles

Un letrado judicial habla con una funcionaria en una sala civil. // FdV

Un letrado judicial habla con una funcionaria en una sala civil. // FdV

En las últimas semanas se han visto muchas caras nuevas en los juzgados de Primera Instancia de Vigo. Funcionarios que se estrenan en una jurisdicción que en los últimos dos años ha visto como la carga de pleitos no solo se ha disparado sino que también se ha complicado sobremanera la tramitación de ciertos asuntos. Y precisamente a esta sobrecarga de litigios se atribuye principalmente que hasta una veintena de funcionarios de estos órganos judiciales se hayan ido a tribunales de otras especialidades en el último concurso de traslados o como consecuencia de comisiones de servicio. Algunos eran verdaderos especialistas en la materia civil ya que llevaban la friolera de más de dos décadas en el mismo destino.

“Aquí es como si tuviéramos un juzgado nuevo”, afirman con resignación en una de las salas civiles más afectadas por la “fuga” de funcionarios. Y es que en solo unos meses se fueron cuatro, es decir, la mitad de la plantilla. “Uno de ellos llevaba aquí 22 años, otro 20 y los otros también estaban desde hacía muchos años”, destacan.

En otro tribunal de Primera Instancia dejaron sus puestos un total de tres trabajadores. “Esto supone perder a gente que era experta en materia civil y tener que empezar de cero para formar a los funcionarios nuevos”, explican. Y añaden que otro problema “a mayores” es que de cara a cubrir de nuevo las plazas se encuentran muchas veces con que los puestos de trabajo permanecen durante semanas vacantes a la espera de los nuevos funcionarios. “Si el trabajador viene de fuera de la comunidad autónoma o de la localidad podemos estar más de un mes con el puesto sin cubrir, y eso, y más con la situación actual, es un problemón”, relatan.

A Instrucción y Social

La mayoría de los funcionarios civiles que han cambiado de destino lo hicieron para ir sobre todo a juzgados de Instrucción y a las salas de lo Social más nuevas –la número 6 creada en 2019 y la número 7 que se puso en marcha este pasado 31 de marzo–. ¿Los motivos? Junto a razones que siempre han estado ahí, como moverse a un puesto que tenga mayor remuneración económica, ir a otra localidad más próxima al domicilio u optar por una jurisdicción distinta por “dar un cambio” o porque es más del agrado del trabajador, este año ha pesado la sobrecarga de trabajo que hay en Primera Instancia.

Esta situación la han plasmado en varios escritos los letrados de la Administración de Justicia civiles de Vigo y el propio secretario coordinador de la provincia de Pontevedra, José Tronchoni Albert. Trabajadores que llevaban años en civil, “con amplios conocimientos de esta materia”, han pedido el traslado a otras jurisdicciones “con menor carga de trabajo y más remuneración económica”, exponen los letrados judiciales en un escrito elevado al Ministerio de Justicia, al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y al Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) urgiendo medios por la alta litigiosidad.

A la espera de que se puedan crear nuevos juzgados de Primera Instancia o al menos se ponga en marcha uno de apoyo, lo que se demanda es personal de oficina de refuerzo. “La única manera de ponernos al día es que estos juzgados recuperasen la plantilla que había hace 20 años, que era de 10 funcionarios –ahora son 8–”, opina una letrada judicial. El sindicato SPJ-USO urge un plan de choque: un servicio de funcionarios que den apoyo a las juezas de refuerzo nombradas recientemente o prolongaciones de jornada en todas las salas.

Más pleitos... y una tramitación más compleja

Un funcionario vigués que se acaba de trasladar desde un juzgado civil a otro laboral cuenta que en su caso lo que le motivó a cambiar no fue el exceso de litigios, sino la complejidad inherente a los procedimientos civiles. “En Primera Instancia hay muchos tipos de asuntos distintos y con diferentes niveles de dificultad; me apetecía cambiar a otra jurisdicción donde la tramitación fuese más sencilla”, resume este trabajador.

Compartir el artículo

stats