Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pleitos judiciales a golpe de clic

Pleitos con códigos QR del archivo judicial de Vigo que ya están registrados digitalmente.  // ALBA VILLAR

Pleitos con códigos QR del archivo judicial de Vigo que ya están registrados digitalmente. // ALBA VILLAR

Encontrar un pleito entre los miles de expedientes que se acumulan en los archivos judiciales puede llegar a convertirse en una ardua tarea. ¿Y si un programa informático permitiese localizarlo en solo unos segundos? Pues esa aplicación ya existe y está implantada en cinco juzgados civiles de Vigo. Con solo poner el número y el año del procedimiento se obtiene la descripción del litigio en cuestión y, lo que es más importante, sus coordenadas para encontrarlo de forma muy rápida: el número de pasillo, el de estantería y hasta el de la caja donde se ubica la causa en papel. La aplicación deja constancia del movimiento realizado y también anota qué funcionario se hace cargo del asunto. “Junto a que la localización del expediente es inmediata, la aplicación facilita también tener una buena organización del archivo y que el control de la trazabilidad [de la causa] sea plena: se sabe en todo momento dónde está”, resume Rodrigo Silva Poceiro, el responsable del Archivo Judicial Territorial de Pontevedra.

Los juzgados de Primera Instancia 1, 2, 3, 4 y 6 ya llevan el control de todas las causas que tienen archivadas provisionalmente con la aplicación ARQUIVO instalada por la Xunta. Con este programa y a golpe de clic pueden dar con un procedimiento en poco tiempo. Introduciendo en la pantalla el número y el año del caso tienen acceso al tipo de pleito de que se trata –en civil por ejemplo se especifica si es un juicio verbal, un ordinario, una ejecución de título judicial...– y su ubicación física en el archivo, bien esté en el general del sótano del edificio judicial o en las estancias destinadas a este fin que hay en cada tribunal.

La aplicación aporta las coordenadas –el número de pasillo, de estantería y de caja– para que encontrarlo sea una tarea lo más rápida posible. Incluso reproduce en la pantalla una especie de mapa virtual del archivo vigués. “Es un programa muy metódico que permite ver los movimientos de un procedimiento judicial, quién lo tiene en cada momento y dónde está; esto es muy importante, porque evita que un caso por ejemplo se pueda acabar extraviando”, valoran en uno de los juzgados.

Reaperturas

La cuestión no es baladí, ya que en estos tribunales civiles, y más ahora dada la litigiosidad de los fondos buitre, el ritmo de reapertura de procedimientos que están archivados provisionalmente, incluso desde hace décadas, es muy elevado. Las visitas al archivo son casi diarias.

Rodrigo Silva afirma que el objetivo es que “a medio plazo” todos los juzgados vigueses dispongan de esta tecnología. Por ahora, junto a esas cinco salas civiles, están empezando a usarla otras dos de lo Penal –las números 1 y 2–. “Y ya de forma puntual la práctica mayoría de los juzgados usaron esta aplicación bien para transferir procedimientos al Archivo Judicial Territorial o para el expurgo”, concreta.

Una cuestión que llama la atención de las cajas bajo el control de este programa virtual es que todas cuentan con un código QR. Aún no está en funcionamiento, pero lo hará pronto. “El código QR será una forma ágil de acceder a la misma información que te aporta la aplicación, pero aún no está implantado a la espera de salvar un escollo tecnológico”, explica el archivero provincial. Con un teléfono móvil se accederá a datos como la descripción de la documentación de la caja o si ese expediente se encuentra en situación de “préstamo” y en manos concretamente de qué funcionario está. El desarrollo del código QR está pendiente de cuestiones técnicas relacionadas con la seguridad de esta información, en el sentido de que solo se pueda leer a través de una red interna de la Administración de Justicia.

Compartir el artículo

stats