En enero de este año el Tribunal Supremo emitía sentencia firme sobre un caso que conmocionó a Vigo. El asesinato de la joven Ana Enjamio en el portal de su casa en diciembre de 2016. César Adrio Otero, un compañero de trabajo con el que la víctima había tenido una relación, fue condenado a 29 años y cuatro meses de cárcel por este crimen.

Pues, tras la firmeza de esta sentencia, la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, la sala viguesa que juzgó el caso, autorizó la devolución de efectos incautados en su día por la Policía Nacional a César Adrio. Familiares del condenado, que habían reclamado dichos objetos, se trasladaron ayer a la sala y se llevaron las cajas con dicho material.