Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pérgolas bioclimáticas para cubrir las terrazas de Vigo

Estructura similar a la que usarán los hosteleros

Pérgolas bioclimáticas: con un techo duro que se pueda abrir y cerrar en función de las condiciones meteorológicas. Es el modelo de estructuras que propone la Asociación de Comerciantes y Hosteleros Zona Náutico, que agrupa a establecimientos de los entornos de la Praza de Compostela, Casco Vello, Rosalía de Castro y Náutico, para cubrir las mesas y sillas de las terrazas en una de las áreas con más protagonismo turístico de la ciudad: es la puerta de entrada de los cruceristas y acoge espectáculos como O Marisquiño o el Vigo SeaFest.

Así se lo hará saber la Federación Provincial de Hostelería (Feprohos) al Concello de Vigo -la ordenanza está en fase de consultas- en cuanto concreten con representantes municipales la fecha de una reunión, que esperan celebrar en las próximas fechas. Es el cronograma que prevé el presidente de la entidad, Rubén Pérez. Concreta que estas estructuras permitirán a los hosteleros retirar la cubierta cuando haga buen tiempo para que fluya mejor el aire y entren los rayos de sol, y cerrarla en momentos de lluvia o frío con el objetivo de que las inclemencias meteorológicas no supongan un contratiempo a los clientes.

“Queremos que el techo no sea una lona, sino de material duro y de color blanco o gris claro, para que pueda absorber mejor el calor. La estructura será autoportante, de acero galvanizado lacado en un color que acordemos con el Concello. Nosotros propondremos el negro mate o el gris oscuro mate para que no desentone con los edificios históricos que hay en la zona. Los cierres laterales serán de cristal o de lona transparente”, explica el presidente de la Asociación de Comerciantes y Hosteleros Zona Náutico

El coste al que se tendrán que enfrentar los hosteleros para instalar estas estructuras estará entre los 30.000 y más de 120.000 euros: la cantidad se fija en función del tamaño de la fachada y del material que se utilice para tapar los laterales. “Es un paso importante para mejorar la calidad de la oferta turística de la ciudad. Significa un esfuerzo muy importante para el sector, pero el retorno económico será mucho más grande que la inversión. Esperamos que nos ayuden las instituciones, tanto Concello como Zona Franca, para hacer frente a los gastos”, señala.

Ordenanza municipal

La futura ordenanza municipal de terrazas permitirá la instalación de pérgolas permanentes -no ancladas- y cubiertas en la calle; en las aceras donde no se disponga de espacio suficiente para los veladores y los peatones, se suprimirán plazas de aparcamiento para instalar tarimas de aprovechamiento hostelero.

El documento, en fase de consultas previas, establecerá periodos de concesión “de 3 o 4 años” por las estructuras, que deben cumplir, además, unos criterios de estética homogénea según las zonas y barrios, según concretó el alcalde, Abel Caballero, a principios de este mes. En todo caso, se mantendrá la “tasa cero” actual por ocupación de vía pública.

La participación en este modelo “será voluntaria”, pero aquellos establecimientos que utilicen otros sistemas, como sombrillas o toldos, tendrán "”echa de caducidad, en principio, hasta que amorticen esos elementos”, anunció el mandatario olívico.

Compartir el artículo

stats