Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Estación Marítima se “rejuvenece” con el reto de recuperar los cruceros

La Autoridad Portuaria aprovecha el parón del coronavirus para modernizar las instalaciones

Nuevas instalaciones del control fronterizo de Policía Nacional. | // R.G.

Hace algo más de un año que no llega a Vigo ningún crucero. El 2020 comenzó con buen pie, pero en marzo todo se truncó. Y la situación sigue igual. La presencia de estos turistas de elevado poder adquisitivo en el verano sería una tabla salvavidas para la hostelería, pero nada apunta a que ese regreso esté tan próximo. La Autoridad Portuaria aún confía en contar con esas escalas “a lo largo del segundo semestre del año” y en esa línea trabaja. Además, aprovechó este largo parón para dar un lavado de cara a la Estación Marítima, un edificio de más de 60 años –se inauguró en 1959– que es la primera impresión que se llevan los cruceristas. Más de 1,7 millones se emplean en estas obras.

Entre los trabajos ya ejecutados destaca la mejora estructural de las terrazas del lado mar: resolvieron problemas estructurales que llegaron a producir desprendimientos en el voladizo de las terrazas.

Por otra parte, se ejecuta la reforma de las dependencias del control fronterizo de la Policía Nacional: son dos fases y rondan los 405.000 euros. La primera consistió en habilitar el despacho del jefe de servicio, un vestuario-almacén y zona de atención al público. Y el cuerpo policial tendrá un espacio de la segunda planta, sumando 300 m2.

Además, se produjo la intervención en la mejora de impermeabilización de la cubierta de la Estación Marítima, adjudicada por 296.000 euros. Se prevé pintar la fachada del lado hacia el mar por 275.000 euros y acondicionar el pavimento en el Muelle de Trasatlánticos por 180.000 euros más. Y se contratará el proyecto para acondicionar la sala de exposiciones y colocar una instalación fotovoltaica, obras estimadas en 605.000 euros.

Compartir el artículo

stats