El área sanitaria de Vigo puso en marcha en 2017 el programa de detección precoz del cáncer colorrectal, una iniciativa dirigida a hombres y mujeres de 50 a 69 años con el objetivo de detectar con el objetivo de detectar precozmente esta enfermedad. Desde el inicio del programa y hasta diciembre de 2019, se enviaron un total de 157.438 invitaciones y participaron 57.200 personas, un 36,9% de las convocadas. De todas ellas, resultaron positivas un 7,4%, a las que se realizó una colonoscopia para diagnosticar algún tipo de lesión. Como resultado de las mismas se identificaron 237 tumores malignos, todos en personas sin ningún tipo de síntomas. El 71% de estos cánceres estaban en fases precoces en las que su pronóstico es significativamente mejor, con una supervivencia superior al 75%.

Además de los cánceres, en un 45,5% de los pacientes se identificaron pólipos adenomatosos (lesiones precursoras de cáncer de colon), cuya extirpación ha impedido la progresión hacia procesos más graves. Según asegura el jefe de servicio de Aparato Digestivo del Chuvi, Ignacio Rodríguez Prada, "la mayoría de los cánceres de colon surgen de los llamados pólipos adenomatosos por lo que su detección y extirpación es clave para que no lleguen a transformarse en un tumor maligno. La conclusión es evidente, la participación en este programa permite diagnosticar lesiones precancerosas así como detectar precozmente los tumores, en una fase en la que el nivel de curación es elevado. Por eso es tan importante concienciar a la población de que deben participar en estos cribados".

Hay que recordar que el cáncer colorrectal es el tumor maligno más frecuente entre la población. En las mujeres es el segundo en incidencia por detrás del de mama, y en los homres es el tercero tras el de pulmón y el de próstata. Constituye además la quinta causa de mortalidad en Galicia. Este tipo de tumores no produce síntomas hasta que ya está muy avanzado, por lo que la mayor parte se diagnostican en fases avanzadas, lo que afecta a la supervivencia de los pacientes. La detección precoz podría disminuir la mortalidad por esta enfermedad un en un 35%.