Joako Ezpeleta | Director del festival del deporte y cultura urbana “O Marisquiño”

“La cancelación no fue un farol pero hizo entender la importancia de O Marisquiño”

Joako Ezpeleta, director del festival del deporte y cultura urbana “O Marisquiño”

Joako Ezpeleta, director del festival del deporte y cultura urbana “O Marisquiño” / Alba Villar / FDV

“Cuando leímos mensajes de deportistas, de vigueses... fue la razón para luchar por seguir”

De copa en copa. Los mundiales de Skate, BMX y Basket 3X3 –el Dirt Jump deberá esperar un año– se unen al Break Dance y a otras disciplinas siempre con permiso del COVID. Así planea el director de O Marisquiño, Joako Ezpeleta su XX edición tras un año de impás.

–Otra edición más que les toca ir a contrarreloj...

–Llevamos cinco meses de retraso, y ahora estamos en un momento de estudio de cargas, todos los estudios técnicos, medidas de seguridad… Y estamos también con el diseño de espacios; dónde disponer cada prueba según según la normativa vigente.

–Deben estar más separadas.

–Más que eso, es que tienen que estar aisladas. Hay que crear espacios burbuja, como cierres perimetrales; es la manera de controlar los aforos, las mascarillas, distancia de seguridad… Control absoluto de todos desde que entran hasta que salen. El festival será al aire libre y vamos a usar tres espacios: Muelle de Trasatlánticos, Náutico y Praza da Estrela.

“Crearemos espacios burbuja; permitiría controlar aforos pero el público no puede moverse”

Ezpeleta, ayer en Praza da Estrela. // A. Villar

Ezpeleta, ayer en Praza da Estrela. / A. Villar

–¿El público puede moverse entre zonas?

–No lo sabemos, pero si el festival se celebrase hoy, no podría. Tendría que estar en un único lugar, sentado y sin nadie alrededor. En función de la evolución adaptaremos toda la producción, por eso trabajas con muchas posibilidades, o escenarios. Damos por hecho que vamos a ir a mejor, pero también podría ser a peor.

–Aquí entraría el streaming.

–Exacto, se grabaría y se retransmitiría a través de Internet. No habría nadie en los circuitos.

–Hablaba de este abanico de escenarios; ¿contemplan uno en el que no se celebre O Marisquiño?

–Tendría que caer una bomba atómica o algo extremadamente grave; el festival se va a celebrar en las condiciones que nos permita la ley. No contemplamos que no se celebre.

–Y los deportistas, cómo lo viven, os han preguntado ya cómo será este nuevo O Marisquiño

–Estamos hablando de la élite de estos deportes, nos referimos al Skate, el BMX o al Basket 3x3. Hablamos con ellos, muchos de forma directa por su parte y otros les llamamos nosotros o a través de sus federaciones. Tienen impaciencia por venir, llevan año y medio sin competir, sin moverse y alguno incluso sin entrenar. Es muy importante para ellos que se empiecen a celebrar las pruebas porque no quieren perder otro año, tienen que competir. El deporte no puede parar, será sin público o con él. Afortunadamente, el deporte puede hacerse así. Y nosotros tenemos que sumarnos a esta dinámica, no podemos cancelar otro año.

–No menciona al Dirt Jump…, ¿descartado ya para este año?

–No se celebrará, hay unas obras en el paseo de As Avenidas y no podrá hacerse. No está en la programación. Solo incorporaremos al programa pruebas que veamos que es seguro, pero a día de hoy podemos confirmar las 3 copas mundiales y luego el Break Dance. Aunque haya espacio, y aunque haya financiación, si alguna prueba no puede cumplir con la seguridad COVID no la haremos. Lo mismo ocurre con las actuaciones y conciertos.

–¿Y qué pasará con buena parte de los deportistas internacionales? ¿Tendrán miedo a venir?

–Nosotros no tenemos miedo, con eso no se trabaja. Lo hacemos con incertidumbre y por eso preparamos varios escenarios. Y el rider de Venezuela, por ejemplo, no tiene miedo a venir. Lo que le pasa es que si no hay un vuelo que aterrice en cualquier lugar de Europa y no lo podamos traer a Vigo, pues no podrá competir. Y si su país no ha conseguir dominar al virus tendrá que hacer una cuarentena para poder entrar aquí, pues tampoco podrá competir. No dependerá solo de Vigo, Galicia o España, sino es global.  

“Vamos a usar tres espacios: el Muelle de Trasatlánticos, el Náutico y Praza da Estrela”

Ezpeleta, ayer en Praza da Estrela.AlbaVillar

Ezpeleta, ayer en Praza da Estrela. / Alba Villar

–¿Ha sido más complicado hacer frente al COVID o a las administraciones?

–Las administraciones, sin duda. Como director del evento, ha sido muy difícil organizar O Marisquiño sin un compromiso ni una estabilidad institucional a largo plazo.  Es muy difícil también no saber qué va a ocurrir el año que viene cuando termina el festival en el mes de agosto. Es insoportable estar en el mes de marzo sin saber cuál es tu financiación. No podíamos seguir así.

–¿Qué es en lo primero que piensa cuando se toma la decisión de irse de Vigo?

–A ver, yo soy de Vigo, el mejor sitio donde podemos estar en Vigo, y hemos demostrado que peleamos por seguir aquí, con lo cual, al principio, tristeza, pero luego ilusión con poder continuar con este proyecto en otro lugar.

–¿Había ya ciudades interesadas? ¿Cuáles?

–Sí claro, que había interés. No sé si para 2021 pero para 2022 tendríamos otra ciudad sin ninguna duda.

– ¿Cuáles?

–Eso ya no... En todo el mundo puede haber tres eventos que tengan cuatro copas mundiales en el mismo día y en el mismo lugar. Y uno es O Marisquiño. Tenemos una personalidad y un peso fácilmente explicable.

–¿Se podría llegar a entender O Marisquiño sin Vigo?

–No sabría que decir… Sería raro, sí. Sabemos del valor del festival, lo trabajamos todos los años. Cuando leímos los mensajes de todos los deportistas, de los vigueses… Fue otra razón más para seguir. Es en Vigo donde tiene que celebrarse, nace aquí y tiene la esencia de aquí. Y eso es algo que las instituciones han entendido ahora.

–Hubo que pasar por una cancelación para que se entendiera, ¿no genera rabia, enfado…?

–Sí, rabia y frustración; ahora sí tenemos ese compromiso de seguir aquí muchos años. Ha hecho falta este puñetazo en la mesa, que no ha sido un farol, no fue provocado para conseguir un objetivo. Sería muy frívolo; pones un juego muchas cosas, pero que gracias a eso conseguimos la situación que tenemos ahora, sí; bienvenida sea.

“En 2022 volverá como antes, pero sin un apoyo para este año, se perdería”

–Al no tener los conciertos, ¿O Marisquiño pierde un poco la esencia de “festival”? Porque pasa a ser puramente deportivo.   

–Bueno, el Break Dance, por ejemplo, también es cultural y lo mantenemos. Intentaremos también seguir con otras cosas del ámbito cultural, pero tengo que insistir en que esta no es una edición normal. Ni lo va a ser. Es una edición extraordinaria, restringida y limitada a las copas del Mundo, con lo cual no van a poder entrar muchos en el festival, necesitamos que lo entiendan, que lo comprendan. Y que habrá alguno que se rebote, sí, pero es que si no hay esta edición, sino hay la edición de 2021, no habrá la 2022, ni la de 2023… Y nosotros tenemos marcado un claro objetivo a largo plazo, que es nuestro 25º aniversario. Habrá que esperar al menos un año para volver a ver el festival tal y como lo conocemos.

–¿Qué le diría a todas aquellas personas que criticaron el desembolso, casi 700.000 euros, de las administraciones públicas para este festival en una época de crisis tan dura?   

–Para que el festival sea gratuito, y pueda venir todo el mundo, es necesaria la financiación privada, que es del 60%; la pública es del 40%. Gracias a SuperBock, RedBull o Panini, el público viene gratis. Pero este año es una excepción, porque la crisis global y el COVID hace que los patrocinios privados se caigan, y afrontaremos el festival con un 80% de financiación pública y un 20% privada. Insisto, es una excepción, en 2022 volveremos a la situación normal. Pero para poder hacer la de 2022, hay que hacer la de este año. Y las administraciones públicas se han comprometido a ayudar este año para que el festival no se pierda. Y segundo, el festival genera a la ciudad de Vigo 20 millones. Para que esto vuelva a suceder, hay que hacer la edición de este año, con limitaciones. Esto la gente tiene que entenderlo; quedarnos en Vigo los próximos años ha venido motivado por la respuesta de los ciudadanos, los hosteleros, agentes culturales… por ello quiero lanzar mi más sincero agradecimiento y reconocimiento. Durante años ha sido RedBull el que ha pagado este festival, ni la Xunta ni el Concello.

–Y ahora entre en juego también Vialia, como patrocinio privado.   

–Sí, las relaciones como colaboradores nos harán explorar actuaciones en común, pero nada que ver con trasladar alguna prueba para el complejo Vialia, no, no se está hablando de eso. 

Suscríbete para seguir leyendo