La denuncia cursada el pasado sábado al local de restauración de Samil, Marina Cíes, por la Policía Local obedecía a razones de ruido por la música y el DJ con el que contaba en local y no por una fiesta –que tampoco fue desalojada– como informó de forma errónea este periódico en su edición de ayer.

En el local, tal y como explica su responsable, los clientes, que confirma 190 en la terraza y 61 en su interior, cumplían con las medidas sanitarias de mascarilla y distancia de metro y medio de seguridad. A mayores, precisó que una docena de jóvenes fueron expulsados del local por no llevar esta mascarilla y otro sí fue denunciado por los efectivos municipales por esta misma razón.