Balaídos da un paso más hacia su plena remodeliación. El alcalde, Abel Caballero, detalló esta mañana los avances en la reforma del "coliseo" celeste, donde, explicó, ha arrancado el desmontaje de la torreta de iluminación situada en la esquina entre Marcador y Tribuna. Los técnicos contratados por el Concello se están encargando también de retirar 500 asientos de la grada, que se sumarán a los ya desinstalados. Según explicó el primer edil, un aficionado se ha dirigido al Concello solicitando el suyo, una posibilidad —aseguró— a la que puede optar cualquier abonado. Una vez finalice la temporada de La Liga, el Concello prevé retirar el marcador electrónico, que se devolverá al Celta, y tirar, ya en verano, la grada. "Va a quedar demolida para elevar el nuevo Marcador en la forma que tenemos previsto", recordó Caballero. El presupuesto total asciende a 15 millones, aportados por Concello y Diputación.

"Hoy también empezamos a retirar los asientos de Río Bajo para hacer la transformación del graderío", abundó Caballero antes de recalcar que se instalarán "los mismos asientos del estadio del Paris Saint-Germain". El Concello avanzó además que se coordinará con La Liga para empezar "lo antes posible" con los desvíos de las instalaciones de Marcador. A finales de abril arrancará además el desmontaje de la otra torre de iluminación, en la grada de Gol. Los bomberos del parque de Balaídos también abandonarán sus instalaciones en el estadio para trasladarse a las de la antigua depuradora "hasta que recuperen las suyas en Tomás Alonso".