Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan ambiental de Navia advierte del gran ruido de tráfico para las viviendas

Circulación de coches en la VG-20 a su paso por Navia.

Circulación de coches en la VG-20 a su paso por Navia. Ricardo Grobas

La Dirección Xeral de Calidade Ambiental otorgó hace poco más de un mes su visto bueno al proyecto de la Xunta de urbanización de los polígonos 1, 2 y 3 del Plan Parcial de San Paio de Navia –en sus polígonos 1, 2 y 3, que ocupan unos 265.000 metros cuadrados– al entender que “no son previsibles efectos significativos sobre el medio ambiente” con la ejecución de esas obras y las 1.600 viviendas previstas. Sin embargo, el informe, de diez páginas y firmado el 29 de enero por la directora xeral María Sagrario Pérez Castellanos, sí alerta de algunas anomalías que habrá que corregir. Y la más importante es el ruido del tráfico. La presencia de la carretera VG-20 por el medio de la futura urbanización constituye un obstáculo ambiental para los fines residenciales que se persiguen.

El documento señala que “la presencia de importantes infraestructuras viarias someten al ámbito a una elevada afección acústica, tal y como muestran los mapas de ruido asociados a la autovía VG-20”. Añade que “en los periodos diurno y vespertino, se muestran valores de emisión sonora que alcanzan en general máximos de 70 decibelios, superándose ese valor en algunas zonas; y durante la noche, también se llegan a registrar valores que sobrepasan los 60 decibelios”.

Estos umbrales son excesivos para una zona residencial como la prevista, en especial de noche. Entre 60 y 70 decibelios ya se considera que el nivel de ruido es elevado: grupo de gente conversando en voz muy alta, un restaurante abarrotado, un teléfono sonando cerca del oído, por ejemplo. En la franja superior, de 70 a 80 decibelios la contaminación sonora se considera “muy elevada”. A partir de los 75 decibelios el ruido comienza a causar daños. Esta es la “banda sonora” que sufrirán los futuros vecinos si no se toman medidas. Por ello, se plantea la instalación de barreras acústicas, pero sin determinarse dónde y cómo. El informe ambiental menciona el “Plan de Acción contra el ruido (fase tercera, año 2018)” y recuerda que “recoge la necesidad de asumir medidas correctoras en el ámbito del Plan Parcial de Navia por la elevada afección acústica que sufre un porcentaje significativo de su población residente. En este sentido, en el documento ambiental, basándose en un estudio acústico datado en el año 2012, se propone la ejecución de una barrera acústica como medida correctora a implementar en el frente del polígono 3”. Sin embargo, “no se detalla su localización ni se estudia su eficiencia en función de sus características y de las viviendas, población, edificación o área que se pretende proteger”.

El plan ambiental ordena, por tanto, realizar un estudio acústico actualizado “como condición previa a la ejecución de las obras”, con el que “proponer las medidas correctoras oportunas”.

Demoler edificaciones en 55 de las 124 parcelas

El proyecto sometido a análisis ambiental plantea la urbanización de 264.498 metros cuadrados entre la VG-20, las avenidas de Europa y Castelao, la zona ya desarrollada de Navia y la trama urbana de Coia. Durante la fase de consultas, la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural informó de la presencia de varios hórreos, cuya conservación se propone en el emplazamiento original o en otra localización. Y es que estas 27 hectáreas se caracterizan ahora por su “carácter rural, donde dominan los terrenos de cultivo abandonados y arbustos, con algunos pequeños bosques de masas arbóreas formadas principalmente por robles, eucaliptos y pinos y con presencia de algunas viviendas unifamiliares con terrenos de cultivo doméstico. Todo ello será convertido en un barrio de “más de un millar de viviendas en edificaciones de bloques de baja altura y residencias unifamiliares”. Es necesario, asimismo, proceder a la “demolición de las edificaciones existentes en 55 de las 124 parcelas delimitadas”, además de eliminar las especies vegetales invasoras, en especial la Hierba de la Pampa.

Compartir el artículo

stats