Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

12.500 inmunizados en el área con las dos dosis de la vacuna

Vacunación a una persona mayor de ochenta años en el centro de salud Rosalía de Castro de Vigo.

Vacunación a una persona mayor de ochenta años en el centro de salud Rosalía de Castro de Vigo. Alba Villar

La pandemia se está ralentizando en la ciudad y su entorno a un ritmo cada vez mayor. El número de pacientes contagiados ha caído, según la última actualización del Sergas, a 722, que es la cifra más baja desde mediados de octubre. Buena culpa de los buenos datos la tiene el avance en el proceso de vacunación. Hay que tener en cuenta que hace unos meses un importante volumen de las infecciones se producía en las residencias de mayores, tanto entre los usuarios como entre los trabajadores. Y ahora mismo en el área sanitaria de Vigo solo hay un mayor infectado, concretamente en el Fogar Residencial Xardín Castro Lar de Salceda de Caselas, y un usuario del centro de discapacidad Nuestra Señora de Fátima y Cristo Rey de Crecente.

Los nuevos y escasos contagios que están teniendo lugar, por tanto, se producen fuera de estos entornos, porque la mayoría de los residentes y empleados de esos centros se encuentran ya inmunizados tras recibir las dos dosis de la vacuna. También los profesionales sanitarios que están en primera línea de la lucha contra el COVID tienen ya las dos inyecciones, y actualmente se está vacunando con la segunda al resto de empleados que trabaja en centros sanitarios. En total se ha vacunado a 47.354 personas, de las que 12.500 han recibido ya las dos dosis, es decir, un 27%. Además, se está poniendo la inyección a las fuerzas de seguridad y emergencias, personal SAF (servicio de Ayuda al hogar), docentes y mayores de 80 años.

La buena situación epidemiológica que atraviesa el área sanitaria de Vigo la certificaron ayer las autoridades sanitarias. Y es que el subcomité clínico de la Xunta anunció que la totalidad del territorio, salvo Mos, quedará en el nivel más suave de restricciones, el nivel medio, después de que en Mondariz y Pazos de Borbén hayan reducido la incidencia del virus, por lo que su hostelería podrá abrir ya en su interior con un aforo del 30%. Mos, de momento, tiene una incidencia acumulada de nuevos casos los últimos catorce días superior a 250 por cien mil habitantes, por lo que la Xunta mantiene a este municipio con restricciones altas, lo que implica su total aislamiento respecto al resto del área sanitaria de Vigo. Habrá que ver su evolución en los próximos días y si en la reunión del comité clínico del próximo martes se pueden suavizar las medidas en Mos. Además, hay que recordar que ayer se aliviaron las restricciones en Redondela, Oia y Moaña, tras mejorar su situación en los días previos.

Respecto a los cribados que se continúan realizando para detectar asintomáticos, la Xunta informaba ayer que de los 10.762 citados en la Universidade de Vigo para hacerse la prueba PCR, solo acudieron 5.136, es decir, una participación del 47,7%. Se detectaron únicamente cinco positivos.

Logopedas

Por otro lado, el Sergas informó ayer que los logopedas del servicio de Rehabilitación del Chuvi lleva atendidos a una treintena de pacientes con COVID en las unidades de críticos. El Cunqueiro fue el único hospital gallego que durante la fase aguda de la pandemia incorporó la figura del logopeda en la UCI. Además, a la mayoría de estos enfermos críticos dados de alta, se les continúa realizando las terapias una vez son ingresados en planta.

Compartir el artículo

stats