Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rebeca Díaz Redondo | Nueva directora de la Escuela de Ingeniería de Telecomunicación de la Universidad de VIgo

“No somos capaces de producir titulados al ritmo que las empresas necesitan”

“Me enorgullece que haya mujeres en las direcciones y decanatos”

La nueva directora de la Escuela de Telecomunicación, Rebeca Díaz. / Marta G. Brea

La nueva directora de la Escuela de Telecomunicación, Rebeca Díaz. / Marta G. Brea

Rebeca Díaz es la segunda mujer al frente de un centro con 800 alumnos y excelentes perspectivas laborales. Asume el cargo con el 60% de los votos y la “satisfacción especial” de dirigir una escuela a la que llegó como alumna y obtuvo “una muy buena formación”. Le acompaña un equipo “con muchas ganas de trabajar y experiencia” integrado por Pedro Comesaña, Verónica Santalla, Loreto Rodríguez, Laura Docío y Pedro Rodríguez.

–Hacía más de una década que no se presentaba más de una candidatura a la dirección. ¿Usted lideraba la continuista frente a la más crítica de José Carlos López Ardao?

–Es una definición que hizo él, es su opinión, pero no estoy de acuerdo. Cada candidatura tenía sus ideas y las compartimos con los compañeros. Es una etiqueta que no me gusta, sobre todo, si se usa en tono peyorativo diciendo que continuista es inmovilista porque nuestra candidatura no lo es, para nada.

–¿Cuáles son los principales objetivos para los próximos tres años?

–Nos gustaría avanzar en cuatro líneas. Una es difundir la actividad de la escuela, que es muy activa y destacada en I+D+i. Tiene muy buena relación con el tejido empresarial gallego y muy buenos resultados en consecución de proyectos internacionales. Y no lo estamos visibilizando del todo bien. También queremos que se vea más allá del centro la actividad de docentes y alumnos. Por otra parte, tenemos un programa de mentorización de estudiantes de primero (MEET) que fue pionero en la UVigo y que queremos reforzar para que ese acompañamiento continúe a lo largo de su vida en la escuela. Además consideramos que la internacionalización es clave en un mundo global y queremos fomentar los contactos y los convenios educativos internacionales. Aquí ya hay mucha gente con experiencia, yo misma, y queremos atraer a más estudiantes extranjeros. Este año son 67 a pesar de la pandemia. Y como cuarta línea, teniendo en cuenta que somos un centro de innovación e investigación TIC claramente destacado en Galicia, debemos estar en el mapa de titulaciones e intentaremos posicionarnos para que todo este conocimiento del equipo docente se traduzca en formación para estudios de grado y máster.

–¿Plantean nuevas titulaciones?

–Es una de las vías que estamos explorando y es de mucho interés. La Xunta ha definido los expertos que serán solicitados en los próximos años y se incluyen las tecnologías cuánticas, internet de las cosas, blockchain... Y aquí se trabaja en todas ellas y a un nivel destacado. Así que tenemos mucho que aportar a los estudiantes. Ofrecemos una formación muy completa en distintos campos tecnológicos que es muy valorada por las empresas. La escuela se suele vincular con la telefonía móvil y las redes de datos, pero también hay expertos en criptografía, sistemas electrónicos, diseño de placas, comunicaciones cuánticas, procesamiento de imagen y sonido, propagación de radio, etcétera. Hay un abanico amplio.

–Les toca definir la formación para empleos que incluso todavía no existen.

–Sí, pero teniendo en cuenta que hay mucha experiencia tanto como centro formativo como en la parte investigadora es una tarea a la que estamos acostumbrados y que enfrentaremos sin problemas.

–La pandemia puso en valor la los profesionales de las telecomunicaciones, que nos han permitido seguir trabajando, estudiando y en contacto con los nuestros. ¿Se ha incrementado el interés por estos estudios?

–Hay una caída global de vocaciones en la UE en las carreras TIC y en las técnicas en general. Y es una preocupación porque nos podemos quedar sin profesionales que va a necesitar el mercado. La pandemia le ha dado la oportunidad a la sociedad de identificar la importancia de unos perfiles que estaban un poco ocultos. Sin las comunicaciones no podríamos haber sobrellevado la situación y mantener el trabajo en muchos sectores. El alumnado debería percibir que ya es un ámbito de futuro a corto plazo y, por supuesto, a medio y largo plazo. De hecho, las empresas contactan con la escuela de forma frecuente intentando captar profesionales y no somos capaces de producir al ritmo que ellos necesitarían. El ratio de empleo en la titulación en el último estudio de ACSUG es del 100% y el tiempo medio son 4 meses. Esta parte no está muy visible y estoy segura de que contaremos con el apoyo del entorno empresarial , que están deseando tener gente formada aquí.

–El otro candidato hablaba de una “alarmante” caída de alumnos.

–Creo que es un término subjetivo. No es un adjetivo que yo usaría y las cifras no indican eso. La caída de alumnado es general en la rama técnica. Tenemos menos que otros años pero también hay que destacar que en la línea de inglés cubrimos con holgura en primera opción, en el máster en Ingeniería de Telecomunicación incrementamos el número de estudiantes , el de Ciberseguridad tiene muy buenos resultados y el nuevo de Visión por Computador también ha sido muy atractivo.

–La escuela apostó por la máxima presencialidad este curso, ¿cómo lo valora hasta el momento?

–Hemos hecho un esfuerzo muy grande y nos ha ido muy bien. El año pasado era coordinadora de grado y fue complicado encaja espacios y horarios para proporcionar seguridad. En una enseñanza instrumental, técnica y práctica como la de esta escuela la presencialidad es fundamental. Ha funcionado muy bien y el alumnado está siendo muy responsable.

–En los 35 años de historia del centro usted es la segunda directora después de Edita de Lorenzo, que en 2009 se convirtió además en la primera responsable de una escuela de ingeniería en Galicia. Y la proporción de alumnas es muy pequeña respecto a sus compañeros.

–Me apena especialmente que haya tan pocas alumnas y una de las líneas que me gustaría ejecutar lo antes posible es un refuerzo de la captación, empezando ya con niñas. Hay programas nacionales como el Inspira STEAM en el que yo participo y me gustaría incrementar las actividades específicas que ya se hacen en la escuela como los talleres de Elas fan CienTec. No hay que olvidar que somos la mitad de la población y no puede ser que haya sectores tan despoblados de mujeres. Enriquecen los equipos de trabajo y los puntos de vista y, por supuesto, hay tanto talento como en el sector masculino. Así que solo espero que podamos remontar las cifras. Es una tendencia generalizada en las ingenierías y no tengo la receta milagrosa, ya me gustaría. Los expertos hablan de falta de mujeres que sean modelos de referencia y a edades muy tempranas para lograr revertir esta tendencia. Se debe actuar desde la Educación Primaria, después ya llegamos tarde.

–Una directora es un buen referente.

–Pues la verdad es que sí. Pero no solo yo, sino muchas de mis compañeras. Las mujeres de esta escuela son muy participativas y colaboradoras, siempre con ganas de ayudar. No es algo que me planteé a la hora de presentarme pero me enorgullece que haya mujeres en las direcciones y decanatos. Y en la rama técnica ya somos dos.Elena Alonso dirige Minas y Energía.

Compartir el artículo

stats