Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva sede de Zona Franca, un "punto de encuentro" para ciudadanos y empresas

Obras de reforma del antiguo rectorado de la calle Areal.

Obras de reforma del antiguo rectorado de la calle Areal.

Con el paso del tiempo hay edificios que terminan “coleccionando” vidas. Le ocurre, por ejemplo, al construido en la esquina de la calle Areal con Oporto, el conocido como antiguo rectorado por haber alojado durante años las oficinas centrales de la por entonces recién nacida Universidad de Vigo. Antes de haber sido despacho del rector, sin embargo, el inmueble sirvió de residencia al comerciante indiano Fernando Carreras, que es precisamente el fin con el que lo proyectó en la segunda mitad del siglo XIX el arquitecto Manuel de Uceda; fue también oficina del Gobierno Militar tras la Guerra Civil, sede del Banco de España e incluso ejerció, de forma fugaz, en 2006, como Alcaldía. En breve a esa cadena de “renacimientos” se sumará otro como hogar del Consorcio de la Zona Franca.

6

Obras de reforma del antiguo rectorado del Areal. Marta G. Brea

El organismo estatal dirigido por David Regades está rehabilitando el edificio, que compró el año pasado al Concello –junto al anexo de la calle Oporto– por 5,6 millones de euros. El objetivo: acondicionarlo, trasladar a ambos inmuebles el personal que ahora tiene en el polígono de Bouzas y reconvertirlo en su nueva sede central. Los operarios empezaron a trabajar en la estructura ya a finales de 2020 después de que el Consorcio adjudicase la obra en octubre a la UTE formada a Dragados S.A. y Prace, Servicios y Obras S.A. por 3,75 millones de euros. Maquinaria y operarios están ya a pleno rendimiento dentro del edificio para cumplir con el cronograma diseñado por el organismo estatal, que en su licitación contemplaba un plazo de ejecución de ocho meses. “Los plazos se mantienen. Haremos el traslado en el segundo semestre de este año, a principios”, explica el delegado estatal, David Regades. A finales de 2020 se mudaron ya al edificio anexo al antiguo rectorado, antigua sede de la Diputación y que el Consorcio también compró al Concello, los primeros empleados de Bouzas. En las oficinas del polígono boucense trabajan en total unas cuarenta personas que harán sus maletas también para mudarse a Areal.

Recreación que muestra cómo será el interior del edificio tras la reforma. Fdv.

El edificio no será solo sede de Zona Franca. Regades explica que el inmueble acogerá “una planta, un espacio reservado para los ciudadanos, asociaciones, organizaciones empresariales, empresas... para los distintos colectivos”. “No es solo una sede, sino un espacio de recuperación para la ciudad”, remarca el delegado. El edificio que en su día sirvió de hogar a Fernando Carreras o de oficina al Banco de España dispondrá de salas, aulas y un auditorio de 120 metros cuadrados. “Configura una oferta abierta para la ciudad, para establecer un punto de encuentro, una fortaleza más del tejido asociativo y la economía de Vigo”, reivindica Regades. El inmueble suma alrededor de 2.800 m2, a los que se añaden los casi 1.300 de Oporto 3.

Compartir el artículo

stats