La mujer que espió a su ex compañero sentimental con un dispositivo de grabación que introdujo en la zapatilla de uno de sus hijos pequeños aceptó esta mañana una pena de un año de cárcel y 1.460 euros de multa por la autoría de un delito de descubrimiento de secretos. La vista de conformidad se celebró en el Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo.

La Fiscalía relata en su escrito de calificación provisional que la acusada, “guiada por el ánimo de invadir la esfera personal e íntima de su exmarido”, introdujo en las zapatillas de uno de sus dos hijos, de dos años de edad, un dispositivo de grabación de sonido. 

Lo hizo el 12 de mayo de 2019, un domingo, antes de entregar a los niños en el punto de encuentro familiar de Vigo. Así, gracias al artilugio, grabó al hombre durante las visitas que tuvo con sus hijos ese día, “sin autorización ni conocimiento” de éste.

La Fiscalía pedía inicialmente una pena de 3 años de prisión y 6.000 euros de multa, aunque finalmente la condena se redujo por el acuerdo de conformidad alcanzado entre las partes.