Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Última oportunidad para las gangas: los comerciantes estiran las rebajas

Un cartel de rebajas en una tienda de zapatos de Vigo. / Alba Villar

Un cartel de rebajas en una tienda de zapatos de Vigo. / Alba Villar

Liberar el estocaje e intentar dar salida a los productos que ya no son de temporada. Con esta intención, los comerciantes vigueses estirarán las rebajas, al menos, durante esta semana. Y es que las ventas en enero y febrero han sido “malas”, según señala el gremio, con caídas de entre el 30 y el 40% con respecto al mismo periodo de 2020, justo antes de la fuerte irrupción del COVID-19 en España. En esta ecuación, restan las restricciones derivadas del coronavirus, las limitaciones a la hostelería y, ya de antiguo, el auge del comercio online y la competencia de las grandes superficies. Una ecuación que dibuja un pasaje comprometido para uno de los sectores que más aire insufla a las ciudades.

Es la radiografía que compone Roberto Giráldez, presidente de la federación Vigo Comercio y de la Asociación de Comerciantes y Hosteleros Vigo Centro, así como gerente de la Asociación de Comerciantes de Teis. Concreta que, en el 40% de desplome, están los negocios que se dedican a la venta de ropa y calzado; el resto, se sitúan en torno al 30%. “La situación es similar en todos los barrios: los locales han aguantado algo mejor gracias a la gente que hace vida en ellos. El centro está sufriendo más: en la calle Príncipe, por ejemplo, ya se ha ido C&A, y United Colors of Benetton lo hará en breve. Esto ocurre por el panorama marcado por la pandemia del COVID, sí, pero también por el centro comercial Vialia, ya que muchos se instalarán ahí”, argumenta.

Giráldez subraya que este resumen de los dos primeros meses del año debe ir acompañado de una petición que el sector “hace cada año a la Xunta de Galicia”. “Queremos que se vuelva a fijar un periodo determinado para las rebajas tanto de invierno como de verano, algo que ya ocurría hace años. Su liberalización total nos perjudica. Sería bueno para nosotros que se controlen, ya que, así, la gente podrá saber con precisión cuándo se va a poder encontrar productos rebajados, lo que dinamizaría las ventas”, sostiene, a la vez que añade otra demanda a la administración autonómica: “Solo pueden optar a las últimas ayudas los negocios cuyas facturaciones han bajado al menos un 45%, pedimos que se baje ese porcentaje. Con un 40% de caída, también se pasa muy mal y puede llevar al cierre definitivo”, manifiesta.

Enero y febrero "muy flojos"

Víctor Fernández, propietario de la tienda de ropa de hombre Lua’s home, en el 182 de la Gran Vía, pone rostro a esta situación. Asegura que enero y febrero han sido meses “muy flojos” con respecto al mismo periodo del 2020, con un desplome de los ingresos del 50%. “Pensaba que no habían bajado tanto, Dios mío, qué año. No había hecho el cálculo hasta ahora, he quedado tieso”, reconocía ayer tras comprobar las cuentas en su ordenador. “Este periodo de rebajas ha sido un desastre”, añadía antes de destacar que noviembre y diciembre tuvieron el mismo color. “Estamos de pena. Continuaré las rebajas esta semana. El textil está tocado por la falta de eventos, habrá menos comuniones y bodas, seguro, y no se celebrarán grandes citas, que te obligan a vestirte diferente y de forma especial. Además, hay mucha gente que está teletrabajando, ya no compra ropa ni para ir a la oficina”, explica.

En relación a las ayudas, Fernández destaca que ya ha solicitado la de la Xunta. “A algunos les llegará tarde. Hasta ahora, he recibido la ayuda del Estado por haber cerrado en la primera ola. El Concello nos ha descontado en los recibos de la basura y el agua por el tiempo que no pudimos abrir, pero, del resto, nada de nada”, lamenta tras afirmar que el comercio nota “mucho” que la hostelería todavía está a medio gas: “A las 6 de la tarde, bajan la persiana la mayoría de bares y cafeterías y la gente se marcha para su casa”.

La cara B, en O Calvario

Encarna Álvarez, presidenta de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de O Calvario, asegura que, a pesar de la tendencia “a la baja” del sector, los negocios de la peatonal han aguantado “mejor de lo previsto” este periodo de rebajas en plena pandemia. “Se mantiene el tirón de la campaña navideña, en la que proponíamos el comercio local como la mejor opción. Es cierto que no han sido meses ilusionantes, como sí ocurrió en años anteriores, pero la caída de las ventas ha sido menos fuerte de lo esperado. En O Calvario, seguirán las rebajas”, apunta.

LAS CLAVES DE LA SITUACIÓN DEL SECTOR

* Deshacerse del “stock”. Los comerciantes de la ciudad estirarán el periodo de rebajas con el objetivo de liberar el “stock”.

Una petición histórica: no a la liberalización. El sector pide a la Xunta que ponga punto final a la liberalización de las rebajas, ya que les “perjudica”.

* Los negocios de textil y calzado sufren más. Según el sector, son los establecimientos más damnificados del gremio, con caídas de ingresos del 40%.

Compartir el artículo

stats