Cuatro jóvenes fueron condenados hoy en Vigo al pago de una multa de 850 euros por hacer grafitis en un vagón de tren de Renfe en la estación de ferrocarril de Redondela, hechos que ya se remontan a julio de 2016. Los chicos asumieron la autoría de un delito de daños en el que se le aplicaron como circunstancias atenuantes la de dilaciones indebidas y la de reparación del daño. La indemnización a Renfe por los desperfectos causados al pintar con botes de pintura el vagón, que ascendía a 3.126 euros, ya fue abonada. 

La vista se celebró en el Juzgado de lo Penal número 3 de Vigo. Uno de los chicos afirmaba a la salida del juicio que lo que hicieron en 2016 no fue “vandalismo”. “Fue arte”, dice este vigués, que afirma que Vigo “debería tener fachadas y muros” para hacer “grafitis artísticos” igual que ocurre “en otras ciudades como Barcelona”.

Distinta es la percepción de Renfe, que a raíz de los sucesos que se producen de esta índole avisa siempre del perjuicio que se causa a los vagones y el coste y trastorno que supone proceder a la limpieza de los mismos.