El Concello de Vigo quiere "reactivar" una decena y media de locales vacíos del Casco Vello, espacios rehabilitados por el Consorcio para que puedan ser aprovechados para su uso comercial o como oficinas, pero que no han conseguido encontrar inquilino. Según detalló esta mañana el alcalde, Abel Caballero, el Ayuntamiento pedirá al organismo encargado de la recuperación del barrio antiguo -participado en un 90% por la Xunta y un 10% por el Consistorio- que le alquile 15 establecimientos a cambio del pago de unos 30.000 euros anuales. "La ciudad quiere disponer de ellos. Nos preocupa. Genera mala imagen en la zona, desmoviliza", reflexionó el primer edil. El arrendamiento, detalló, permitirá además al Consorcio ahorrarse los costes de mantenimiento.

El Concello ha enviado ya una carta con su propuesta al organismo y espera ahora la respuesta. "Suponemos que dirá que sí, queremos que sea rápido", recalcó Caballero, quien espera que los locales estén operativos ya a finales de año. "Nos gustaría que las próximas Navidades todo esto esté en pleno funcionamiento". El precio del alquiler, abundó, se calculó tomando como referencia un estudio elaborado por el Consorcio hace años y que estimaba en "algo más de 20.000 euros" la externalización de los espacios.

"Queremos que en esos lugares haya actividades compatibles con el uso residencial. Queremos que una parte sea de ámbito comercial, otra cultural, para estudios y oficinas, actividad ciudadana, cultural, asociaciones culturales, espacios de exposición y divulgación artística, actividades que centralicen actividades relacionadas con turismo o para el tejido asociativo", señaló Caballero. En concreto, el Concello demanda dos locales en la calle Abeleira Menéndez, otros tantos en Cruz Verde, cinco en Ferrería, tres en San Sebastián, dos en en Rúa Santiago y uno en Subida á Costa "Queremos dinamizar el Casco Vello", zanjó. 

Caballero también se refirió esta mañana a las obras de ampliación del IFEVI para mostrar su preocupación por el cronograma de trabajos trazado desde San Caetano. "Recibimos una carta de la Xunta incomprensible e intolerable. Les exijo que aceleren todo el proceso de contratación y construcción porque van a retrasarla hasta el mes de mayo. Tienen que explicar por qué", enfatizó el alcalde. En el escrito, explicó, se avanza que Conxemar deberá hacer una "utilización provisional" del recinto, lo que demuestra para el primer edil que la ampliación no estará culminada a tiempo. "Reconocen que no estará acabada la obra", lamentó. Por esa razón censuró que la Xunta no avanzase en la tramitación convocando una licitación condicionada a los permisos.