Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fundación Biomédica crea una base con datos y muestras de 600 pacientes COVID

La investigadora principal, la doctora Eva Poveda.

La investigadora principal, la doctora Eva Poveda. Marta G. Brea

La irrupción de un virus nuevo que ha puesto patas arriba al planeta completo, abre a los científicos una campo inexplorado para investigar desde múltiples puntos. Poco después de que el SARS-CoV-2 se hiciera notar en el área, el Instituto de Investigación Sanitaria Galicia Sur (IISGS) se propuso recolectar datos y muestras de pacientes de esta nueva infección y clasificarlos de forma estandarizada para que sirviera de fuente de partida para todos aquellos investigadores que quisieran comprobar sus hipótesis sobre el nuevo coronavirus. Esta cohorte (COHVID19-GS) fue uno de los 130 proyectos seleccionados de los casi 1.500 presentados a la convocatoria del Instituto de Salud Carlos III –solo siete liderados por gallegos– para investigar en el coronavirus. Ya han incluido en ella a 600 pacientes del área viguesa.

LSeis investigaciones gallegas y nacionales ya han solicitado acceso para utilizarla | Ofrece información clínica y epidemiológica y conserva sangre y exudados nasofaríngeo

“Ya estamos en fase de poder utilizar todos estos datos y muestras para desarrollar los diferentes estudios de investigación que amplíen el conocimiento en torno a la pandemia”, confirma su investigadora principal y coordinadora científica de la cohorte, la doctora Eva Poveda, responsable del grupo de Virología y Patogénesis del IISGS. Ya han formalizado la cesión a los seis primeros proyectos, algunos con científicos de Galicia y otros de ámbito nacional, por ejemplo, del Instituto de Investigación Sanitaria de Sevilla o de la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona).

“Hay muchísimas cosas que aún se desconocen sobre esta infección, esperemos que le demos respuesta y que esta cohorte ayude”

decoration

Entre los que han solicitado acceso a ella cuenta que hay “un poco de todo”. Algunos buscan nuevos test diagnósticos. Otros quieren saber más sobre dinámicas de marcadores moleculares, como la carga viral, los anticuerpos... Hay los que quieren conocer mejor factores genéticos que sirvan para predecir un pronóstico.

En la fase inicial del proyecto, han organizado los protocolos y la logística para la recogida de datos y muestras, que están custodiadas por el Biobanco del IISGS. Recolectan exudados nasofaríngeos y sangre, guardando por separado sus componentes. “Permiten conocer las características del virus pero también del hospedador, como su respuesta inmune”, detalla la doctora. Recoge, principalmente, a pacientes seguidos desde el Álvaro Cunqueiro.

Es un tema de logística. Los asintomáticos están confinados. Aún así, tienen alguno. “Aunque intentamos que la cohorte sea lo más representativa posible, hay más casos moderados o severos”, señala. También incluye personas que no han pasado por la infección como población de control, necesarios para las investigaciones. Recaban datos epidemiológicos, de comorbilidades, hospitalización, tratamientos, estudios radiológicos, reacciones adversas...

“Es muy completa”, subraya Poveda y añade: “Permite la centralización de forma estandarizada y de calidad en base de datos única, lo que facilita asociar datos epidemiológicos y clínicos con las características del virus y del paciente.” Además, fomentar la colaboración con otros grupos de investigación y formará parte de un registro que elabora el Carlos III.

“Esta cohorte existe porque hay una colaboración y trabajo coordinado de muchos profesionales”.

decoration

El grupo está formado por sanitarios, investigadores, biomédicos, técnicos y personal de unidades de apoyo. El jefe de Medicina Interna, Manuel Crespo; el de Neumología, Alberto Fernández Villar; el de Microbiología, Benito Regueiro; el de Preventiva, Víctor del Campo y el director científico del IISGS José Ramón Fernández constituyen el comité asesor. Participan también en la coordinación los internistas Alexandre Pérez y Maite Pérez, la data manager María Marcos y la directora del Biobanco, Susana Teijeira.

Conselleiro de Sanidade, Julio García COmesaña, acompañado por la directora de ADOS, Marisa López Ricardo Grobas

El área baja de mil pacientes activos y pasa a riesgo medio

Aunque a un ritmo algo más lento que la semana pasada, la curva de contagios en el área sanitaria de Vigo sigue bajando. La incidencia bajó ayer del umbral de 150 nuevos diagnósticos por cien mil habitantes en las dos últimas semanas –a 149–, con lo que pasa de riesgo alto a riesgo medio, que había abandonado el 20 de octubre y al que no había logrado regresar en estos últimos cuatro meses. Lo mismo sucede con la cifra de pacientes en fase activa. También bajó del millar por primera vez desde finales de octubre. La presión en los hospitales se sigue relajando, con tres ingresados menos.

Dos de ellos, de UCI. Así hay 16 infectados en críticos y 42 en planta. La de Vithas Fátima quedó ayer liberada de contagios. El Sergas continúa con los cribados. Ayer realizó uno a 700 alumnos y empleados del colegio Maristas El Pilar, donde hay cuatro aulas cerradas y 24 positivos, según los datos de la Consellería de Educación. El barrido a los universitarios se pospone hasta el lunes a petición de la Universidad.

Las plantillas de las residencias, libres de COVID

En las plantillas de los centros sociosanitarios del área viguesa ya no quedan personas contagiadas, según el parte remitido ayer por la Consellería de Política Social. Sí hay aún casos activos entre los usuarios, pero muy pocos. Quedan dos personas afectadas en el Fogar Residencial Xardín Castro Lar de Salceda de Caselas, de donde procedía el hombre de 88 años que el pasado martes falleció en el Cunqueiro; otros dos residentes de la vivienda comunitaria que Atendo gestiona en la calle Urzáiz de Vigo; y un usuario de Nuestra Señora de Fátima y Cristo Rey de Crecente.

Compartir el artículo

stats