Las pruebas de PCR aleatorias que, de forma sistemática, el Sergas realiza a usuarios y trabajadores del albergue municipal de Marqués de Valterra han detectado un brote de COVID en las últimas horas, según confirma el Concello de Vigo a través de un comunicado. 

Las pruebas sacaron a la luz un primer positivo en SARS-CoV-2, tras el que se realizó un barrido y se detectaron diez más. Son diez usuarios y una trabajadora. Los primeros fueron trasladados a un centro designado por el Sergas. 

El albergue cierra sus puertas para confinar durante 14 días al resto de ocupantes, unos 28. Así, quedan suspendidos provisionalmente los servicios externos de higiene, talleres, lavandería y sala de ocio, pero no el servicio de alojamiento. El Concello destaca que a todo aquel que lo necesite se le ubicará en el albergue de Santa Cruz, en un hostal o en un hotel. No hay límite. Hace dos emanas había 101 personas alojadas en estos dispositivos.