Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bouzas guarda la receta del mítico gofre de Príncipe

Alejandro García y Sofía Pérez, dueños de la cafetería Xabiios, cerca de la Alameda de Bouzas.   | // R. GROBAS

Alejandro García y Sofía Pérez, dueños de la cafetería Xabiios, cerca de la Alameda de Bouzas. | // R. GROBAS

Los dueños de una cafetería compraron la fórmula al expropietario del céntrico negocio

Poseen una de las recetas más preciadas de Vigo: la de los gofres que se vendieron en Príncipe durante décadas hasta el pasado mes de septiembre, capaces de atraer hasta la milla de oro de la ciudad a vecinos de todos los barrios e incluso de más allá de las fronteras olívicas, guiados tanto por su sabor como por el atractivo aroma que desprendía el pequeño local. Son Alejandro García y Sofía Pérez, los dueños del único establecimiento que vende este manjar con la misma fórmula que se usaba antaño. Se trata de la cafetería Xabiios, ubicada en la villa marinera de Bouzas, donde los despachan desde principios del mes de agosto empleando, además, la misma maquinaria... y hasta han heredado la caja registradora.

“Le compramos la receta al dueño del negocio anterior a un precio razonable. Éramos clientes de toda la vida"

decoration

“Le compramos la receta al dueño del negocio anterior a un precio razonable. Éramos clientes de toda la vida. Hace unos tres años, se me ocurrió hablar con él. Le expliqué que quería montar una cafetería en Bouzas e incorporar esos mismos gofres. Me dijo que, al ser a tanta distancia, que no le importaba la competencia, por lo que nos dimos los teléfonos. Un día, me llamó para decirme que se jubilaba y que, si queríamos, que quedábamos para negociar por la maquinaria y la fórmula. Y logramos llegar a un acuerdo: aparte de entregarme eso, me comentó con qué proveedores trabajaba”, explica Alejandro García, quien reconoce que les hace “mucha ilusión” haber contribuido a mantener un legado con tanta historia en la ciudad: “Es un orgullo”.

“Usamos la misma maquinaria, la caja registradora y hasta los proveedores”

decoration

Y es que el cierre de la mítica gofrería en la céntrica peatonal significó un golpe emocional para los amantes de este postre. Muchos de ellos se enteraron de la noticia al leer el papel que saludaba a los viandantes desde la puerta: “Cerrado por jubilación”. Las redes sociales se llenaron de mensajes de lamento y la entrada del local se convirtió en un lugar de culto: algún fiel colocó velas y flores al pie del establecimiento para expresar el sentir de gran parte de la ciudadanía.

Precisamente, una opción que contempló el matrimonio fue alquilar este angosto espacio de la calle Príncipe. “No pudo ser porque los propietarios del bajo no querían entregárselo a alguien desconocido. Finalmente, nos decidimos por un local en Bouzas, en el número 2 de la calle Poeta Añón, que queda muy cerca de la playa, de la Alameda y de la zona donde se hace el mercadillo. Llevamos cinco años viviendo en esta zona y estamos realmente contentos, siempre nos ha gustado mucho”, destaca el dueño de la cafetería Xabiios antes de confesar que, por ahora, el negocio, “dentro de lo que cabe, con las restricciones derivadas de la pandemia del COVID-19, funciona bien”.

“Vendemos una media de 50 o 60 gofres al día de lunes a viernes; los fines de semana, entre 80 y 100. Y eso que solo podemos servir para llevar. Esperemos que, cuando pase la pandemia y la gente salga más a la calle, crezca la actividad. Ofrecemos los sabores clásicos y hemos incorporado más; en adelante, aumentará el abanico y añadiremos helados”, apunta García, que deja claro que los precios “son idénticos” a los del local de Príncipe que cerró sus puertas en septiembre del año pasado. “A mayores, tenemos empanadillas caseras y un parque de bolas para niños gratuito de dos plantas y 40 metros cuadrados. Esperamos que lo disfruten los pequeños cuando nos permitan trabajar en el interior”, manifiesta.

Del negocio a los domicilios

Recibir en casa un gofre elaborado con la exitosa receta que encandiló a varias generaciones de vigueses será posible en marzo. García avanza que están en conversaciones con una empresa de entrega a domicilio. “Cuando el servicio esté operativo, lo comunicaremos en nuestras redes sociales. Ya tenemos los envases preparados”, dice. El objetivo: que nadie se quede sin volver a probar este pastel, cuyo olor perfumó los recuerdos de miles de personas durante décadas.

Compartir el artículo

stats