Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así será el nuevo paseo marítimo de Bouzas: gradas, tumbonas y bancos con USB

Recreación de cómo quedará el paseo de Bouzas

Recreación de cómo quedará el paseo de Bouzas

Paso adelante y firme en la reforma del paseo marítimo de Bouzas, una de las joyas que posee la villa marinera viguesa. A falta de las últimas revisiones, el proyecto logrará la bendición de la Junta de Gobierno Local el próximo jueves y conseguirá la licitación en marzo, según las previsiones establecidas por el Concello, una vez recibidas las autorizaciones requeridas–primero, Costas, y, después, Patrimonio de la Xunta–. La entidad municipal pretende ejecutar un lifting en este importante espacio de borde litoral con el claro objetivo de ponerlo en valor y entregarle un papel de protagonista en el ocio y disfrute de los ciudadanos. En palabras del alcalde, Abel Caballero, “Bouzas se engrandece con el paseo y el acceso directo al mar”.

“Bouzas se engrandece con el paseo y el acceso directo al mar”

Abel Caballero - Alcalde de Vigo

decoration

Para acometer las obras, con un plazo de ejecución de siete meses, la institución municipal invertirá más de 3,7 millones de euros, el triple de lo contemplado inicialmente. Y es que el proyecto ahora propuesto mejora considerablemente el contenido del preliminar. El resultado: un enclave que se beneficiará de una mejora ambiental, que estará conectado con el agua y que presumirá de una nueva estructura de madera, pérgolas metálicas, fuentes, bancos accesibles e iluminados que incorporan cargadores con toma de USB, gradas, tumbonas, aparcabicis, duchas, zonas verdes –vegetación autóctona y un jardín vertical–, iluminación moderna –balizas, luminarias altas con báculos y elementos (sumergibles y en el suelo) para dar luz a las gradas y otros para iluminar fachadas patrimoniales (se eliminan las luminarias que están ancladas a las fachadas)–, dispensadores de servicios para mascotas, papeleras de diseño, paneles informativos, un área de ocio y restauración, un paseo de madera de más de 3.000 metros cuadrados (m2), otro de granito que supera los 9.000 m2, sendas de jabre y dunas recreadas. Un abanico de novedades que reforzará la relevancia de este punto en el marco de la urbe.

Recreación de cómo quedará el paseo de Bouzas

La extensión de la zona de la actuación se corresponde con el frente de la fachada marítima, desde la iglesia parroquial del siglo XVI al puente de la VG-20. La superficie total de suelo afectado por los trabajos asciende a 7.734,97 m2, todos ellos, de dominio público marítimo-terrestre (DPMT): en longitud, 528 metros. Aparte de las actuaciones ya citadas, se llevará a cabo una mejora y actualización de las instalaciones urbanas existentes –en la red de telecomunicaciones, de riego, de saneamiento, de abastecimiento y de energía eléctrica–, así como una definición de una nueva red de pluviales a través de la que captar las aguas del paseo y de las cubiertas de las edificaciones por medio de elementos de recogida y canalización para perfeccionar el funcionamiento del sistema.

El capítulo que más contribuye a engordar la factura de la reforma del paseo marítimo de Bouzas es, con diferencia, el de estructuras: 975.108,50 euros. Le siguen la red de alumbrado público (440.766,94) y firmes y pavimentos (426.040,36). El presupuesto de ejecución material está fijado en 2.613.882,24 euros. El de ejecución por contrata escala hasta los 3.763.729,04 euros.

Según se recoge en la memoria descriptiva y justificativa del proyecto presentado en la Praza do Rei, inicialmente, se plantea la ejecución de las obras en una única fase, afirmación que está sujeta a las conclusiones que se extraigan tras la licitación por parte del Concello de Vigo, el promotor de esta actuación, que surge de la necesidad de rehabilitar la estructura de madera, que, actualmente, se encuentra en deficientes condiciones de seguridad y vallada desde agosto de 2018 después de que un transeúnte septuagenario se cayese tras tropezar con una tabla que estaba suelta.

Uno de los objetivos principales de esta actuación en la villa marinera es garantizar la accesibilidad integral, de tal forma que se trate de un espacio final inclusivo y libre de barreras arquitectónicas. Siguiendo esta línea, se eliminarán los pilotes de madera de la zona del paseo, operación que se traducirá en una reducción del mantenimiento futuro de la infraestructura y en el refuerzo de la escollera existente bajo la misma, que se coronará por medio de bancales corridos escalonados a modo de graderío. De este modo, se facilitará la accesibilidad al mar de la población, que se potenciará con una rampa de conexión peatonal directa con la playa, una solicitud pregonada por los colectivos y usuarios del entorno costero durante el proceso participativo de redacción del proyecto.

Integración del carril bici

Para mejorar la seguridad vial y borrar barreras arquitectónicas, el carril bici se integrará en la nueva ordenación del espacio, por lo que discurrirá a la misma cota que el resto de las circulaciones, en plataforma única: se eliminarán los bordillos que sirven para delimitar.

HUGO BARREIRO | Pincha en en la imagen para ampliar

Un proyecto preparado para el cambio climático y sostenible

Al tratarse de una actuación de regeneración de un espacio existente ya urbanizado en el que se plantea reducir materiales duros e impermeables para introducir mayor superficie drenante natural y mayor porcentaje de zonas ajardinadas y vegetación autóctona, no se prevé que el cambio climático pueda suponer efectos nocivos sobre los terrenos en cuestión y las actuaciones definidas, según detallan los responsables de este proyecto ideado para una zona estratégica de la villa olívica.

“Al contrario, las actuaciones se asentarán en el territorio y se fundirán con este, reduciendo los posibles efectos que el cambio climático pudiera suponer a la obra, evitarán la desestabilización de la línea de la costa y contribuirán a mejorar las condiciones de los elementos existentes, rehabilitándolos y reforzándolos. A su vez, favorecerán la estabilización de la playa y la rehabilitación del transporte de sedimentos en zonas de erosión”, recogen en el documento presentado al Concello.

El reacondicionamiento del paseo marítimo de Bouzas, una de las insignias de la parroquia viguesa, contemplará medidas integrales destinadas a la conservación de la biodiversidad y de la calidad paisajística, así como al desarrollo sostenible.

Compartir el artículo

stats