Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pinchar a mayores de 80 y formar más 'vacunadores' a la vez

Talleres en San Francisco, una de las residencias en las que no se completó la vacunación. | // R. GROBAS

Talleres en San Francisco, una de las residencias en las que no se completó la vacunación. | // R. GROBAS

La cuarta fase de vacunación, con la que se inmunizará a los gallegos mayores de 80 años, empezará la próxima semana. En el área sanitaria de Vigo, según datos del Instituto Galego de Estadística (IGE), residen 38.742 –aunque algunos de ellos ya estarán incluidos entre los más de 10.000 usuarios y trabajadores inmunizados en las residencias–. En un primer momento, se les pedirá que acudan al centro de salud cabecera de su zona. El Sergas desplazará a estos centros a los 18 profesionales de Enfermería Familiar y Comunitaria entrenados en la administración de estas vacunas. Estarán ayudados por personal del ambulatorio para que, al tiempo que inmunizan a este sector de población, vayan formando a más compañeros en esta labor.

Según la instrucción remitida a Atención Primaria, en un primer momento, la campaña se concentrará en los centros de salud cabecera, pero aún no se ha trasladado en cuáles –sí se ha especificado que en la ciudad tratarán de estar en casi todos los ambulatorios– o cómo será el calendario. La comarca cuenta con 45 ambulatorios, agrupados administrativamente en torno a 22 –13 en la ciudad– y los enfermeros entrenados en la administración de la vacuna –10 especialistas en Familia y Comunitaria y 8 generalistas con formación específica– son 18. Por lo que deberán repartirlos, probablemente, no empezando por todos a la vez. El objetivo es completarla en tres semanas.

El Área Sanitaria ha creado una especie de central de llamadas en el Hospital Meixoeiro, con cinco administrativos, que esta semana comenzarán a llamar a los mayores de 80 años, empezando con los apellidos que empiecen por H, con el objetivo de citarlos para la vacunación a partir del lunes. Cuando se acerque la fecha, previsiblemente el día laborable anterior, los administrativos del centro de salud de cada usuario le volverán a llamar para recordárselo.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró ayer que todo aquel que no pueda desplazarse a estos centros cabecera, se les facilitará que lo hagan en su ambulatorio. Y si esto tampoco fuera posible, le inmunizarán a domicilio. Aún no se ha facilitado información a los profesiones de cómo se procederá en este caso, ya que al poner la vacuna de Pfizer-BioNTech, se presenta el problema de su conservación.

Aún hay usuarios de residencias sin la primera dosis

A punto de iniciar la cuarta fase de vacunación, en el área viguesa aún no se ha completado la primera. Además de las residencias en las que se han registrado brotes o contagios, hay otras en las que aún hay usuarios que no han recibido la primera dosis de vacunación. Por ejemplo, una treintena de la Asociación Galega San Francisco. Sanidade acudió a poner la primera dosis en sus tres residencias el 7 de enero. La entidad avisó de que el 11 regresaban algunos usuarios que se habían ido a sus casas por Navidad. Les dijeron que volverían. Lo hicieron para poner la segunda dosis el día 28, pero no aprovecharon el desplazamiento para “repescar” a aquellos a los que les faltaba la primera y aún siguen a la espera de que les den una fecha. Política Social comunica que estas “repescas” se van haciendo en función de aspectos organizativos.

La ciudad de Vigo es la primera gallega en abandonar el riesgo extremo

Con 248 nuevos diagnósticos por cada cien mil habitantes en las dos últimas semanas, la ciudad de Vigo bajó ayer del riesgo extremo de transmisión del virus, que el Ministerio de Sanidad estableció a partir de 250. Es la primera ciudad gallega que consigue bajar del nivel máximo de alerta tras las restricciones establecidas en esta primera ola. Aunque mantiene una tendencia descendente desde el 2 de febrero, habrá que esperar las cifras de los próximos días para confirmar que se consolida esta bajada de la alarma del rojo al naranja.

Es una incidencia un 36% inferior a la media gallega –que está en 390 nuevos diagnósticos por cada cien mil habitantes en 14 días–. La siguiente ciudad en mejor situación es Lugo –291– y en el extremo contrario se encuentra A Coruña –581–. Otros seis municipios del área ya abandonaron en días anteriores el riesgo extremo. Son Baiona –181–, Gondomar –175–, Salvaterra –163–, Arbo, Fornelos y Mondariz Balneario, con menos de 9 casos. Ayer también se sumó As Neves, con la misma situación. Y empeoró A Guarda. Nigrán está en riesgo medio. Según el último parte de Sanidade, el área registró 58 nuevos positivos en COVID.

Fueron más las altas de pacientes contagiados –169–, por lo que el número de los que están en fase activa de la infección siguen bajando. Ya son 2.029, casi la mitad que hace dos semanas. La presión en los hospitales subió con dos ingresados más en planta, hasta los 117. Otros 25 permanecen en críticos. El Sergas comunicó ayer cuatro nuevos fallecidos por coronavirus en los últimos días y un quinto que se produjo el 28 de noviembre en la residencia Vila do Conde, y que acaba de comunicar el centro.

Compartir el artículo

stats